La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Salud

¿Influye el sexo en el rendimiento laboral?

Estudios y especialistas en el tema coinciden en que el bienestar emocional y orgánico que genera una sexualidad sana y placentera incide de manera positiva en el estado de ánimo de la persona o las parejas mientras trabajan

La vida erótica (deseo, excitación, orgasmo) y la calidad y frecuencia de las relaciones sexuales influyen positivamente en el estado de ánimo de las persona en el campo laboral y en muchas órdenes de la existencia. Así lo afianza el psicoterapeuta en servicio de sexología David Barrios Martínez.

BENEFICIOS

Sexo frecuente ayuda a:

Mejora el estado de ánimo. El sexo aumenta los niveles de serotonina o endorfinas, entre otros neurotransmisores y, en consecuencia, hace que las personas sean más activas y se sientan animadas.

Un grupo de científicos que publicaron su estudio en la revista Epidemiology and Community Health afirman que tener sexo una o dos veces por semana reduce a la mitad el riesgo de un ataque cardíaco, en comparación con aquellas personas que solamente tienen relaciones sexuales una vez al mes.

‘En la cultura empresarial, salvo notables excepciones, no se le ha dado gran importancia a la sexualidad de quienes laboran. Esto es erróneo, puesto que la generación de endorfinas y el bienestar emocional y orgánico que genera una sexualidad sana y placentera incide en una cultura del trabajo propositiva, creativa y entusiasta', reconoce Barrios, y puntualiza que ‘el ‘buen sexo' es un factor esencial en el desempeño laboral, ya que las parejas se muestran muy felices, a diferencia de cuando el erotismo es ‘miserable', porque este presenta disforia o malestar anímico que no genera comodidad y bienestar en el área de trabajo'.

Estas afirmaciones del sexólogo mexicano coinciden con un estudio realizado por la Universidad Estatal de Oregón, Estados Unidos, el cual indagó en la relación entre la frecuencia sexual y el trabajo de los empleados de una pequeña empresa.

Los resultados de esta investigación —publicada en el Journal of Management — reflejaron que aquellos participantes que aseguraban tener más sexo en el hogar también reportaron mejores estados de ánimo las mañanas siguientes. Esos niveles altos de humor, además, se vincularon con un mayor compromiso en el trabajo y una mayor satisfacción por realizar las tareas respectivas.

Keith Leavitt, uno de los autores del estudio, también consideró que ‘las relaciones sexuales son como una especie de ascensor del estado de ánimo. Producen la liberación de dopamina, neurotransmisor asociado con los centros de recompensa del cerebro, así como oxitocina, hormona relacionada con el apego y los vínculos sociales. Hacer un esfuerzo para mantener una vida sexual saludable debe considerarse un tema de sostenibilidad humana y una prioridad'.

La investigación también demostró que ‘llevar a casa' el estrés relacionado con el trabajo afecta negativamente la vida sexual de los empleados. ‘Estar pendientes del teléfono y de los correos electrónicos una vez en casa afecta el contacto directo con la pareja', asegura Leavitt y afirma que ‘cuando el trabajo lleva a un empleado a sacrificar hábitos como el sexo, su desempeño en el trabajo puede declinar'.

¿SE RETROALIMENTAN LA FELICIDAD SEXUAL Y LA LABORAL?

Según Barrios, existe una relación dinámica y estrecha entre el bienestar laboral y la óptima sexualidad. ‘El no tener felicidad sexual —esto lo vemos frecuentemente en procesos de terapia— produce frustración, agresión, ansiedad, depresión, conductas displicentes y desmotivación, a tal punto que puede llegar a producir disfunciones de la vida erótica como inhibición del deseo, anorgasmia, disfunción eréctil ansiógena y otras. La intimidad sexual se empobrece notablemente', enfatiza Barrios.

RECOMENDACIONES PARA UNA SEXUALIDAD PLENA

‘Estar pendiente del teléfono y de los correos electrónicos en casa afecta el contacto directo con la pareja. Cuando el trabajo lleva a un empleado a sacrificar hábitos como el sexo, su desempeño en el trabajo puede declinar'.

KEITH LEAVITT

INVESTIGADOR

Según Barrios, para poder lograr una sexualidad plena primero hay que identificar y reconocer si ‘nuestra vida sexual es realmente plena o tiene deficiencias. Si hay inconformidad, es esencial comunicarse activa y honestamente en pareja. Habrá que leer, documentar la información, ilustrarse con propuestas creativas que eleven la calidad del erotismo y, por supuesto, en los casos procedentes, obtener ayuda profesional calificada en temas de sexualidad o terapias sexuales'.

Por su parte, el psicoterapeuta clínico Eliécer Rivera aclara que la verdadera sexualidad es una combinación entre cuerpo y alma. ‘Es ese valor que nos lleva a trascender en lo sexual para convertirnos en seres más virtuosos y a la vez vivir una real afectividad el uno con el otro', dice Rivera, quien además comparte que llevar un buen rendimiento sexual aporta grandes beneficios que van desde fortalecer la autoestima hasta fomentar la relación de pareja, lo que garantiza que el individuo esté feliz y, por tanto, tenga un buen rendimiento laboral.