Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Salud

La hemofilia se originó en las realezas europeas

La reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901) fue la primera monarca que introdujo la hemofilia a la realeza.

La hemofilia se originó en las realezas europeas

La hemofilia, conocida como ‘enfermedad de los reyes', es por supuesto un mito, si bien tuvo su origen en la realeza no afecta exclusivamente a este grupo.

En el caso de España, se le atribuye a Alfonso XIII, abuelo de Juan Carlos I de Borbón, introducir la hemofilia en la monarquía española. Se casó con Victoria Eugenia (portadora de hemofilia), nieta de la reina Victoria I, y tuvieron dos hijos con esta enfermedad (Alfonso y Gonzalo). También procrearon cuatro hijos sanos, entre los que figura el padre del actual rey de España. Alfonso de Borbón y Battenberg y Gonzalo de Borbón y Battenberg murieron por hemorragias tras ser víctimas de accidentes de tráfico, reportan medios internacionales.

La reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901) fue la primera monarca que introdujo la hemofilia a la realeza.

Victoria I, tatarabuela del rey Juan Carlos I, tuvo nueve hijos con el rey consorte Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha; tres de ellos heredaron el gen de la hemofilia. Las princesas Alicia y Beatriz fueron las portadoras de la enfermedad y Leopoldo (el menor de los hijos) heredó la hemofilia tipo B.

El mito más grande en la historia de esta enfermedad radica en Alexis Románov, hijo de Nicolás II, último zar de Rusia, de cuya enfermedad se ocupó Rasputín, con sus controvertidos ‘métodos curativos'.

A Rasputín se le atribuyeron varios ‘milagros', debido a que solía abandonar todo tratamiento conocido en su época y curar mediante la oración, además de que varias de sus predicciones en poco tiempo se cumplían, lo cual le abría las puertas de todo Palacio.

Sin embargo, en la actualidad ya existe un tratamiento que, aunque no curativo, permite mantener un estilo de vida lo más apegado a la normalidad.

El diagnóstico y su grado de gravedad se hace mediante la historia clínica y un análisis de sangre, aclaró Alaisa Melgar, presidenta de la Fundación de Hemofilia en Panamá.