Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Salud

La cafeína, ¿aliada o enemiga de la salud cardiovascular?

Una investigación realizada por el National Institute of Health de EEUU arrojó importantes hallazgos sobre el efecto estimulante de la cafeína

Café
El estudio fue publicado en la revista New England Journal of Medicine.Pixabay

El café es una de las bebidas de mayor consumo en el mundo y su relación con la salud cardiovascular es muy controvertida. No obstante, las últimas investigaciones científicas afirman que el consumo de esta bebida y su componente (la cafeína) no es perjudicial para la salud del corazón sino que puede proteger a muchas personas de enfermedades cardiovasculares, respiratorias e infecciosas.

Es la conclusión del trabajo realizado por el National Institute of Health (NIH) de Estados Unidos, publicado en la revista New England Journal of Medicine, en el que se analizó un grupo de más de 400.000 personas de entre 50 y 71 años durante un período de 14 años, según describe la Fundación Española del Corazón en su portal web.

Esta investigación puso de manifiesto que aquellas personas que consumían café a diario reducían su riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes, infecciones y lesiones. De hecho, el análisis observó que el café tiene propiedades protectoras en la mayor parte de enfermedades menos en los tumores, revelando que las personas que bebían alrededor de cuatro tazas de café al día reducían en un 14% su riesgo de muerte.

A raíz de estos resultados queda demostrado que esta bebida ni el efecto estimulante de la cafeína provocan o aceleran la enfermedad cardíaca. Por eso hoy por hoy muchos especialistas en salud cardiovascular no desaconsejan su consumo ni siquiera en pacientes hipertensos.

"La cafeína aumenta ligeramente la frecuencia cardiaca y, en ocasiones, puede elevar la presión arterial de modo poco significativo. Pero aún así, no existe motivo alguno para que un hipertenso bien controlado no pueda tomar café. Cualquier sujeto que sea hipertenso o padezca alguna enfermedad cardiaca puede tomar, en principio, 3 o 4 tazas de café al día, puesto que no se ha podido evidenciar nunca su carácter nocivo en relación a la patología cardiovascular", aseguró Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

El estudio del NIH no es el único que ha derribado la creencia acerca de que el consumo del café es perjudicial para la salud. En la misma línea, otro estudio publicado en la revista de la American Heart Association (AHA), Circulation Heart Failure, aseguró que el café tiene un efecto cardioprotector, ya que lo asocia a una disminución del riesgo a desarrollar insuficiencia cardíaca. Sin embargo, reconoce que existe un límite de consumo que, una vez sobrepasado, puede ocasionar aumento del riesgo cardiovascular, y fija ese tope diario en cuatro tazas de cafés, menciona la fundación.

Respecto a la razón del beneficio cardiovascular de esta bebida, Galve apuntó que "ésta podría deberse a los antioxidantes, que no sólo encontramos en el café sino que también están presentes en muchos otros alimentos, como las verduras o productos frescos como la fruta y también el chocolate".

Otro estudio publicados en la revista British Medical Journal señala que el café y la consecuente reducción de calcio en las arterias coronarias (un indicador de la existencia de aterosclerosis) gracias a él, se minimiza las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio. Todo esto surgió luego de haber descubierto que el café es bueno para la vista e incluso para el hígado, describe la revista Muy Interesante.

Según esta revista el estudio halló que tomar cada día tres o cuatro tazas de esta conocida y estimulante bebida influye en el buen estado de los vasos sanguíneos. Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigadores del Hospital Samsung Kangbuk de Seúl (Corea del Sur), examinaron a 25,138 participantes, tanto hombres como mujeres y con una edad media de 41 años y sin problemas cardíacos, detalló el portal.

El café ocupa el sexto lugar en la lista de los 50 alimentos que contienen más antioxidantes, después de las moras, las nueces, las fresas, las alcachofas y los arándanos, según indica un estudio publicado en The Americal Journal of Clinical Nutrition. Su aporte de polifenoles, antioxidantes naturales, protege al organismo contra la oxidación celular y los posibles daños provocados por los radicales libres, reseña la nota de la fundación.

Cafeína y riesgo en el embarazo

La eliminación de la cafeína presente en la sangre se retrasa considerablemente durante el embarazo. Los resultados de algunos estudios observacionales indican que una ingesta excesiva de cafeína (más de 300 mg por día) puede asociarse a restricciones del crecimiento, reducción del peso al nacer, parto prematuro o muerte intrauterina, redacta la Organización Mundial de la Salud ( OMS). 

Mientras que el American College of Obstetricians and Gynecologist (ACOG) establece en 200 mg el consumo seguro -equivalente a una taza de café– pues, según indican, estas cantidades no parecen contribuir a un parto prematuro ni a un aborto espontáneo.

Costa Rica lanza campaña contra "lagartos" para evitar embarazos de menores
La mujer embarazada debe reducir las cantidades de cafeína.Archivo | La Estrella de Panamá

Según la OMS, la cafeína es un estimulante que aparte del café también está presente en las infusiones, hojas de té, los refrescos (gaseosas), el chocolate, la nuez de cola (que se usan para el sabor de las bebidas de cola), las bebidas energéticas y algunos medicamentos de venta sin receta, por ende hay que disminuir el consumo de altas dosis de estos productos durante el embarazo.

A este planteamiento también coincidieron investigadores de la University College Dublin en Irlanda, tras observar los embarazos y partos de 941 mujeres. Aquellas que tomaron mucha cafeína presentaron más nacimientos prematuros, y sus hijos nacieron con unos 170 gramos menos de peso en comparación con las que consumían una menor cantidad. Además, el tamaño y la circunferencia craneal eran notablemente inferiores en los bebés cuyas madres habían tomado bebidas con cafeína.

“La cafeína ingerida por la madre puede traspasar la placenta y afectar al correcto desarrollo del feto”, dijeron los investigadores.