07 de Dic de 2021

Tecnología

¿Dónde está la data y qué se está haciendo con ella?

Panamá, gracias al trabajo excepcional de la AIG cuenta con una base de datos digital robusta del mercado laboral

Los últimos 15 meses nos enseñaron lo difícil y complejo que es lidiar con una pandemia, y los meses subsiguientes nos enseñarán lo que es afrontar una crisis laboral.

Para enfrentar como nación el gran reto en materia de trabajo tenemos que ser solidarios, creativos y analíticos sobre las decisiones y acciones que vayamos a tomar. Todo lo anterior se puede lograr con “data”, entiéndase como el grupo de factores compuestos de información (números, palabras, porcentajes) que denotan condiciones, valores, patrones, estados, etc. Las nuevas tecnologías especializadas en el procesamiento de grandes conjuntos de datos logran ahora procesar toda la data para encontrar tendencias y correlaciones que nos ayudarán a establecer estrategias y políticas orientadas a mejorar la experiencia del trabajo.

Panamá, gracias al trabajo excepcional de la Autoridad de Innovación Gubernamental (AIG) cuenta con una base de datos digital robusta del mercado laboral. Los trámites de suspensión de contratos, reactivación de contratos y registro del Comité de Salud e Higiene e inscripción del protocolo de bioseguridad para la reapertura de empresas requirieron que todas las empresas presentaran en formato digital un listado de todos sus trabajadores donde se incluían datos tales como: cédula, seguro social, sexo, edad, domicilio, dependientes y familiares; salario; puesto de trabajo/posición; enfermedades crónicas o comorbilidad; sindicalizado o no; teléfono celular y correo electrónico.

El Ministerio de Trabajo en su oficina de organizaciones sociales y la Dirección General de Trabajo también cuenta con datos (muchos no digitalizados) referentes a acuerdos colectivos, aumentos salariales, beneficios convencionales, pago de cuotas sindicales, número de conflictos colectivos e individuales por industria, actividad económica y región. Adicionalmente, la Caja del Seguro Social a través del Sistema de Ingresos y Prestaciones Económicas (SIPE) permite visualizar cantidad de trabajadores cotizantes activos, su intermitencia entre trabajos y datos relacionados con la salud del colaborador.

El gobierno debería establecer una estrategia dirigida al análisis correcto de esta información generando los siguientes beneficios:

1. Transparencia sindical: El trabajador podría mediante un solo sistema verificar la cantidad de cuotas sindicales que se le han descontado, tener acceso al estatuto del sindicato que lo representa, tener información de contacto de sus representantes sindicales y junta directiva del sindicato, verificar actas de asamblea general y los temas acordados en dichas asambleas, votar electrónicamente por candidatos a directivo sindical y presentar denuncias o quejas.

2. Verificación de fueros: los empleadores podrían consultar si algún trabajador cuenta con algún tipo de fuero laboral y así evitar despidos que conlleven reintegros y multas.

3. Consulta de documentos: el trabajador podría tener acceso a copias certificadas de su contrato de trabajo, cartas de trabajo, experiencia laboral, historial de boletas solicitadas, estatus de solicitudes.

4. Preparación prenegociación: ayuda a las partes a negociar con información real sobre condiciones laborales por sector o industria ajustadas a la realidad del mercado, sea en un contrato individual o en una convención colectiva.

La Ley N° 81 de 2019 sobre protección de datos personales en Panamá pavimentó el camino para el uso y procesamiento responsable de todos estos datos. Este análisis integral de toda la información nos dará visibilidad sobre qué áreas del mercado laboral son las más afectadas económica y socialmente, nos ayudará a uniformar condiciones laborales para que en el futuro, el trabajo no solo sea digno, sino también productivo y satisfactorio. El monitorio de los datos en tiempo real admite ajustar políticas públicas o estrategias basadas en su nivel de efectividad real y no sobre percepciones o decisiones políticas, paternalistas y/o populistas.

Abogado