Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Deportes

Lance Armstrong y su última batalla

PANAMÁ. Lance Armstrong quiso pasar desapercibido en el amplio patio de Figali Convention Center.

PANAMÁ. Lance Armstrong quiso pasar desapercibido en el amplio patio de Figali Convention Center.

Bajo gafas oscuras, camiseta y pantalón corto negro, el multicampeón del giro en bicicleta a Francia dejaba ver apenas un poco de su grandeza, cómodamente sentado en una de las carpas que servía de refugio del intenso sol a los concurrentes a la antesala del Ironman 70.3, donde hoy en la mañana estará participando.

Armstrong tiene suficientes motivos para sentirse muy tranquilo en tierras panameñas, más ahora que fue declarado inocente de los cargos por los fiscales generales de Los Ángeles.

Los rumores sobre si habría consumido sustancias prohibidas durante su estelar carrera ciclista, en la que ganó siete veces el Tour de Francia, podrían comenzar a esfumarse aquí mismo en Panamá.

EL CASO ARMSTRONG

Tras casi dos años de investigaciones, interrogatorios y otras pesquisas, los fiscales federales archivaron una investigación sobre Armstrong, sin presentar finalmente ningún cargo en su contra.

La investigación trató de establecer si hubo un programa ‘especial’ de dopaje para el equipo de Armstrong, el cual, según se señalaba, habría estado recibiendo patrocinio gubernamental del Servicio Postal de los Estados Unidos.

El ciclista estadounidense, sin embargo, aún no está del todo libre del fantasma de las drogas, pues sigue adelante una investigación por el supuesto uso de sustancias prohibidas, por parte de la agencia antidopaje de los Estados Unidos.

Mientras en Panamá, Armstrong mira a lo lejos bajo sus gafas oscuras, buscando concentración en busca de realizar un buen trabajo hoy, cuando se enfrente a Chris Lieto y más de 850 competidores en Ironman 70.3.