Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Deportes

Un escrutinio por los esteroides

NUEVA YORK. Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa.. todos tienen algo en común, más allá de sus carreras como peloteros de Grandes Ligas.

NUEVA YORK. Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa.. todos tienen algo en común, más allá de sus carreras como peloteros de Grandes Ligas.

Si los esteroides no hubieran aparecido, el trío de ex peloteros tal vez habría establecido una marca al ser electos en su primer año en la balota de selección.

Sí, los tres. Sus números hablarían por ellos; pero los esteroides, y la sensación de que sus registros estarían salpicados con la trampa ha convertido la elección de este año al Salón de la Fama del béisbol de las Grandes Ligas en una especie de escrutinio, o más bien, de tribunal donde los tres jugadores figuran como acusados, y la sentencia sería no darles la oportunidad de entrar a uno de los sitios más venerados del deporte estadounidense.

Más de 600 miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos votaron para escoger a los nuevos inquilinos de Cooperstown.

Los candidatos necesitan al menos 75% de los votos para ser exaltados.

¿TIENEN MÉRITOS?

¡Por supuesto!

Barry Bonds terminó su carrera como el máximo jonronero en la historia de las mayores, con 762 vuelacercas; además, ganó siete premios al Jugador Más Valioso.

Roger Clemens fue galardonado con el Cy Young en siete ocasiones, hazaña no cumplida por ningún otro tirador de Grandes Ligas.

El dominicano Sosa sacudió 609 cuadrangulares, y levantó junto con Mark McGwire el béisbol profesional, tras una huelga y una crisis de identidad que tuvo este deporte.

Pero si las votaciones recientes para el Salón de la Fama constituyen un referente, hay pocas probabilidades de que Bonds, Clemens y Sosa queden inmortalizados.

El presidente del Salón de la Fama de Cooperstown, Jeff Idelson, será quien anuncie en la tarde de hoy los resultados de las votaciones del 2013 y quién o quiénes serán los nuevos inmortales del béisbol de las Ligas Mayores, en una de las más esperadas convocatorias de la historia.