Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Deportes

Los 25 años del fútbol no aficionado

El tiempo ha transcurrido inexorablemente, ya hace 25 años cuando un grupo de entusiastas empresarios panameños y extranjeros arraigados...

El tiempo ha transcurrido inexorablemente, ya hace 25 años cuando un grupo de entusiastas empresarios panameños y extranjeros arraigados en nuestro país, entre los que se encontraban Gian Carlos Gronchi, italiano (Tauro); Jan Damborg, holandés (Eurokikers); Dr. Edgar Plaza, colombiano (La Previsora); Juan Carlos Delgado, peruano (Sporting Cristal); los hermanos Mamani, peruanos (Atlético Perú); Andrés Villa, panameño (Plaza Amador); Gabriel Monsalves, panameño (Bananeros- Chirilanco); Jorge Zelani, argentino, quienes fueron los precursores y visionarios para hacer fútbol profesional.

Este fue el grupo empresarios y amantes del fútbol que vieron que en la tierra que los acogió se podía hacer fútbol a otro nivel, ya que, en ese entonces 1988 -1989, el fútbol panameño era totalmente amateur o aficionado. Con estamentos y organizaciones de liga distritoriales y provinciales, regentada por la federación fútbol, cuyo nivel era también muy amateur y sin grandes estructuras y proyecciones, bastante rudimentario.

El fútbol era un gigante, un elefante dormido, ya que el fútbol se practicaba desde Canadá hasta la Patagonia en Argentina. Panamá no podía seguir aislado, era cuestión de tiempo y desarrollo. Quienes militábamos en aquellos tiempos en esas lides reconocíamos la precariedad que existía en el ámbito deportivo y sobre todo en el fútbol. Cuando nos tocaba participar en torneos regionales, veíamos a nuestros vecinos mayormente desarrollados y con mejores incentivos de la empresa y de sus gobiernos. El fútbol no aficionado fue un gran paso al desarrollo del fútbol criollo, ha sido un avance, debido que lo primero que hicieron los dirigentes fue cobijarse bajo la normas de FIFA, estableciéndose bajo el régimen No Aficionado. La FIFA mantiene las categorías: Aficionado, para los que no cobra, No aficionado, para los que no viven del fútbol, y Profesionales, para los que ganan salarios de su participación en el fútbol.

Un gabinete de prensa integrado por Camilo Jipsion, Luis Giraldo, Álvaro Sarmiento y este servidor, fue de gran valía en aquellos momentos, cuando el país vivió una de las peores crisis social, política y económica, ya que se logró a través del trabajo y la promoción informativa de los resultados, así como la divulgación de juegos próximos y pasados, goles y triunfos, de los nacientes clubes de ese entonces, llevó el público a los estadios, que luego siguió colores y tomó partido para escoger su equipo favorito.

Como en toda empresa, el fútbol tuvo sus altas y bajas, uno de sus primeros problemas fueron los de reconocimiento internacional, ya que la federación local organizó otro torneo con Linfuna, estos ocasionó que en cuatro años hubo una división en el fútbol local, con repercusión internacional. El superarse estos problemas, el fútbol continuó desarrollándose y avanzando, tanto técnica como regionalmente.

Nacieron otros clubes de provincias y de la capital. Surgieron más y mejores futbolistas a lo largo y ancho del territorio nacional, la selección panameña mejoró sustancialmente y el propio jugador logró un mejor status. Hoy, Panamá muestra jugadores en los cuatros puntos cardinales del planeta y con orgullo podemos señalar que aquella salida del primer panameño al fútbol europeo, como fue Roberto Corbin, no fue en vano, porque poco a poco fueron dejando sus huellas Armando Dely, en Suramérica; Rommel Fernández, en España; Jorge y Julio Dely Valdés, en Uruguay, España y Japón.

LA COLUMNA DE PEPE