Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Deportes

Finales de conferencia, llenas de historias y de anécdotas

NUEVA YORK. Rivales de división. Entrenadores que se detestan. Quarterbacks con una larga historia en común. Clima impredecible.

NUEVA YORK. Rivales de división. Entrenadores que se detestan. Quarterbacks con una larga historia en común. Clima impredecible.

Y una buena cuota de drama. Sin duda alguna, con los choques Broncos-Patriots y Seahawks-49ers mañana domingo, la NFL tiene exactamente lo que quería en las finales de conferencia.

Además, los cuatro equipos restantes garantizan que el duelo en el Super Bowl será uno de alto calibre.

En la Conferencia Americana (AFC), el más reciente capítulo de la historia entre Peyton Manning y Tom Brady, en el partido Denver-Nueva Inglaterra, podría considerarse como un Super Bowl adelantado.

La Conferencia Nacional (NFC) no se queda atrás, con una intensa rivalidad de dos equipos de la misma división, dos de los mejores quarterbacks jóvenes en la liga, y una relación incómoda entre los entrenadores de Seattle y San Francisco.

Los Seahawks son tan buenos en su feudo, y el estadio CenturyLink Field es tan ruidoso, que el inmueble de por sí es toda una historia.

También hay que tomar en cuenta que ambos partidos serán al aire libre, lo que significa que el clima será impredecible.

Eso debe ayudar a los ganadores a prepararse para un Super Bowl que será jugado en Nueva Jersey/Nueva York, el primero en una ciudad de clima frío.

No podemos olvidar a los entrenadores en esta historia. Si los Patriots ganan, Bill Belichick empataría el récord de Tom Landry con 20 victorias en postemporada, y la marca de Don Shula de seis apariciones en el Super Bowl.

Además, el coordinador de la ofensiva de Nueva Inglaterra, Josh McDaniels, tuvo dos pésimas temporadas como entrenador de los Broncos y dejó malos recuerdos entre los fanáticos de Denver. Los entrenadores son incluso más protagonistas en el otro partido.