09 de Ago de 2022

Deportes

¡Dos partidos de alaridos..!

EE.UU. No se puede pedir más a un domingo de finales de conferencias en la NFL.. Lo que hay que saber de los partidos que definirán los ...

EE.UU. No se puede pedir más a un domingo de finales de conferencias en la NFL.

Lo que hay que saber de los partidos que definirán los equipos que jugarán el Súper Bowl se presenta en el análisis del experto Barry Wilner, de la agencia de noticias Prensa Asociada.

49ERS VS. SEAHAWKS

San Francisco (14-4) tiene un buen juego terrestre, encabezado por Frank Gore y al que se puede sumar el quarterback Colin Kaepernick.

San Francisco intentará imponer de entrada sus acarreos, apuntalado por una línea en la que sobresalen Joe Staley y Mike Iupati.

Esto quiere decir que insistirán mucho en las corridas de Gore por adentro, y de vez en cuando por afuera, al tiempo que tratarán de aprovechar la velocidad de Kaepernick, de lejos el mariscal más rápido de la NFL.

Pero Gore ha tenido problemas contra Seattle, equipo cuya línea es de las mejores.

Figuró séptima en la NFL y cuenta con un Brandon Mebane que tapa muchos agujeros. Red Bryant y Michael Bennett aportan versatilidad y fuerza.

Si los 49ers no pueden avanzar por abajo, los linebackers de Seattle Bobby Wagner y Bruce Irvin tendrán más libertad y Bennett, Chris Clemons, Cliff Avril e Irvin podrán tratar de apurar más a Kaepernick.

Llegar, y voltear, al mariscal de San Francisco, no obstante, no es fácil.

Por otro lado, el ataque de Seattle (14-3) no anduvo tan bien en las últimas semanas, pero se las ingenia para anotar cuando hay que hacerlo.

El running back Marshawn Lynch aportó 140 yardas y dos touchdowns contra Nueva Orleáns.

La defensa de San Francisco no es tan fuerte adelante, pero cuenta con un Justin Smith que hace de todo y con linebackers estelares como NaVorro Bowman, Patrick Willis y Ahmad Brooks.

Al técnico Pete Carroll le gusta dejar que Lynch haga de las suyas, lo que alivia la carga del quarterback Russell Wilson.

Si los 49ers logran contener a Lynch, toda la responsabilidad recaerá en Wilson, que no ha descollado con sus pases últimamente.

Igual que Kaepernick, Wilson sabe escabullirse cuando se le vienen encima.

No es tan rápido como su rival, pero sí más hábil para evitar rivales e ingeniárselas para seguir pasando la bola.

Igual que San Francisco, Seattle tiene una línea ofensiva con mucha presencia física, en la que se destacan Max Unger y Russell Okung.

Tendrá que buscar la forma de contener a Aldon Smith, Justin Smith y compañía, y evitar que se le acerquen a Wilson.

LOS TÉCNICOS

Harbaugh y Carroll no se pueden ver. Sus problemas comenzaron cuando dirigían en el fútbol universitario, a Stanford y USC, y Harbaugh dejó que su equipo siguiese anotando al por mayor en un partido que ya estaba decidido.

De la mano de Harbaugh los 49ers han estado ganando partidos como no lo hacían desde la época de Bill Walsh. Por tercer año seguido jugarán la final de la conferencia bajo su mando. Reboza confianza... y arrogancia.

Carroll es un eterno optimista que transmite su fe a sus jugadores y no hay equipo más agresivo que Seattle, sobre todo en la defensa, la especialidad del técnico.

PATRIOT VS. BRONCOS

De los cuatro equipos que siguen con vida los Patriots (13-4) son los que mejor juego terrestre tienen.

Es cierto que Tom Brady es uno de los grandes quarterbacks de la historia y busca su cuarto anillo de campeón, pero también es uno de los más inteligentes y está perfectamente consciente del daño que causan LeGarrette Blount, Stevan Ridley y Shane Vereen acarreando el balón.

Blount está imparable. En los últimos tres partidos acumuló 431 yardas y anotó ocho touchdowns.

Junto con sus dos compañeros se apoyan en una línea ofensiva que despejó todas las dudas que había sobre su nivel al comienzo de la temporada.

Encabezada por Logan Mankins y Nate Solder, es la responsable de que Brady haya sido derribado sólo seis veces en los últimos cuatro partidos.

Dénle tiempo a Brady y es garantía de que pierden el partido.

Por ello, Denver (14-3) tiene un dilema: ¿se preocupa por contener el juego aéreo de Brady o por frenar al juego por tierra?

Las cosas son mucho más sencillas con Denver.

Knowshon Moreno produjo 224 yardas en 37 acarreos en un partido que los Broncos perdieron en Foxborough en noviembre. Y el novato Montee Ball aporta lo suyo.

Pero en Denver todo gira en torno a lo que haga el quarterback Peyton Manning.

Manning superó dos récords de Brady al hacer 55 pases de touchdown y generar 5 mil 447 yardas por aire.

Bajo su conducción los Broncos fijaron un nuevo récord para la NFL con 606 puntos.

La conquista de un nuevo campeonato sería el broche de oro para una carrera espectacular y Manning tiene gente como para conseguirlo. El inconveniente es que los Patriots parecen tenerle tomada la mano. Manning ganó apenas cuatro de los 14 partidos en que enfrentó a Brady y los planteos defensivos del técnico de los Patriots Bill Belichick siempre parecen confundirlo.

Con aportes decisivos de Rob Ninkovich, Chandler Jones y Jamie Collins la defensa de los Patriots ha logrado sobreponerse a las lesiones de jugadores como Vince Wilfork y Jerod Mayo, y luce muy sólida.

LOS TÉCNICOS

Belichick le ganó a John Fox cuando Fox dirigía a Carolina en el Super Bowl del 2004. Belichick busca su cuarto Super Bowl, algo que muy poca gente ha conseguido, pero el primero desde el 2005.

Seguramente se inventará cosas tanto en ataque como en defensa que confundirán al rival. Fox sabe motivar a su tropa y es lo suficientemente inteligente como para dejar que Manning se maneje por cuenta propia.

Deberá buscar la forma de sacarle su mejor producción a una defensa que no ha sido de las más firmes.

Una cosa puede esperarse tras los partidos de hoy: que el presagio de temperaturas gélidas para el 2 de febrero, fecha del Súper Bowl podría chocar con dos equipos tan calientes, que no habrá hielo que los detenga.