Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Deportes

¿Una elección para bien o para mal del baloncesto?

PANAMÁ. El baloncesto panameño vive en el presidio desde hace casi un año; y aunque un evento este viernes 31 de enero (el día de San Ju...

PANAMÁ. El baloncesto panameño vive en el presidio desde hace casi un año; y aunque un evento este viernes 31 de enero (el día de San Juan Bosco, patrono de la juventud), puede determinar su liberación, los antecedentes hacen que se vuelva a mirar al pasado.

ANTECEDENTES

El punto de inflexión entre la excelencia y la mediocridad comenzó a notarse con gran énfasis en el baloncesto panameño a mediados del año 2011.

La situación sacudió la fibra íntima de un deporte cuyos antecedentes lo colocan como uno de los que mayores satisfacciones le ha dado a nuestro país.

Todo comenzó cuando un combinado en la categoría Sub-17 terminó en último lugar del torneo Centrobásquet de la categoría, hecho negativo inédito en la historia de este deporte en Panamá.

Y peor aún, lo ocurrido en el torneo Pre Olímpico, jugado en Mar del Plata, donde el equipo mayor de nuestro país solo ganó dos partidos, produciéndose serias denuncias del jugador Gary Forbes, entonces enrolado en la NBA de los Estados Unidos, contra Miguel Sanchiz, rector de la Federación Panameña de Baloncesto (Fepaba) y presidente en esos años del Comité Olímpico de Panamá (COP).

EL CISMA

El gran movimiento se dio entre el 19 y el 21 de noviembre de 2012, cuando el secretario general de FIBA Américas, Alberto García, visitó Panamá para ‘investigar’ la situación del baloncesto en el país; su informe, lejos de dar luces sobre el real problema, avaló la gestión de Sanchiz, produciendo la ira de la dirigencia provincial, que exigía su salida de la Fepaba.

Como resultado, el organismo se partió en dos; Sanchiz retuvo el reconocimiento internacional, mientras que el Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes) reconocía a Porfirio Ellis, en alianza con Camilo Araúz como líderes de la federación.

Ya dividido, y con heridas muy profundas, el baloncesto no podía lanzarse internacionalmente, por temor a una actuación como la de Mar Del Plata 2011.

Mientras, Ellis hacía el trabajo doméstico, sin más opciones que producir talento que no podía exhibirse ni representar al país.

LA SUSPENSIÓN

El 1 de febrero de 2013, Patrick Baumann, secretario general de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA-Américas) anunciaba la suspensión del baloncesto panameño de todas las competencias internacionales, hasta resolver el problema entre sus dirigentes.

La medida se extensión a los árbitros panameños con gafete y reconocimiento de FIBA, así como a los clubes y ligas que estuvieran activas en nuestro país.

LA COMISIÓN

El 28 de noviembre del pasado año, se instaló una comisión ‘normalizadora’, presidida por Gabriel Baum como representante de la FIBA, e integrada además por Manuel Salazar, por Pandeportes, y Roberto Vallarino, por el COP.

Baum habló entonces con La Estrella: ‘nuestra misión consiste en la reorganización de la Federación de Baloncesto de Panamá’, in dicó en ese momento.

Para ello, la comisión trajo una ‘hoja de ruta’, que incluyó visitas a distintas provincial, para certificar cuáles estaban en condiciones de ejercer el sufragio este viernes en la mañana.

Al dar su punto de vista sobre la situación del baloncesto panameño, Baum fue sumamente explícito.

‘Es la última oportunidad que tiene Panamá para normalizar la situación de su federación de baloncesto; espero que pueda hacerlo sin que haya mayores problemas’, apuntó hace ya unos tres meses el dirigente uruguayo de FIBA Américas.

HORAS CRUCIALES

La semana comenzó con renuncias y señalamientos dirigidos al secretario general de FIBA, Patrick Baumann, de personas y dirigentes del baloncesto panameño, aduciendo, entre otras cosas, ‘falta de transparencia, de consultas y apresuramiento’ en la celebración de la votación de mañana viernes.

Se espera que directivos del organismo internacional lleguen a Panamá en las próximas horas, con motivo de la elección.

Lea mañana: candidato único y futuro del baloncesto panameño.