Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Boxeo

El ‘Padre Tiempo’ le pasó factura a ‘Alien’

Bernard Hopkins estudia su posible retiro, mientras que el ruso Sergey Kovalev mira en un futuro combate ante Adonis Stevenson

Bernard Hopkins pudo haber terminado su carrera como boxeador profesional.

En el último asalto del pleito en que se midió ante el ruso Sergey Kovalev, el llamado ‘Alien’ se burló se del europeo sacándole la lengua, un gesto típico con el que tantas veces quiso hacerle ver a su rival que estaba en control de las cosas.

La respuesta de Kovalev fue un duro castigo contra el veterano de 49 años y 10 meses. Lo golpeó con mucha fuerza. Hopkins parecía derretirse, pero la campana puso fin a las hostilidades y el veterano púgil terminó en pie la contienda.

Quería el nocaut y castigó a Hopkins contra las cuerdas, provocando que el púgil de Filadelfia luciera su edad.

En ese último asalto, el ruso sacudió a Hopkins, quien por primera vez en su carrera estuvo realmente a punto de ser noqueado.

Se las arregló para sobrevivir, un esfuerzo supremo, alarde de valentía y vergüenza deportiva.

‘De esto se trata el boxeo, de salir a pelear, no de que lo hagas frente a un boxeador accesible, sino ante los mejores del mundo’, dijo quien cumplirá los 50 años el 15 de enero del próximo año.

Kovalev probó ser el mejor de la categoría de las 175 libras en estos momentos, salvo por la corona del Consejo Mundial de Boxeo que ostenta Adonis Stevenson, un pleito que ya se cocina para el 2015 como uno grande y millonario.

Hopkins, en cambio, sabe que necesita pensar acerca del futuro para él en el boxeo, como pugilista.

Sin ganar ninguno de los 12 asaltos que disputó la noche del sábado en el Boardwalk Hall de Atlantic City, Nueva Jersey, el estadounidense podría hacer un anuncio que coincida con su quincuagésimo cumpleaños.

‘Tengo que pensarlo, llevo nueve años pensándolo’, confesó el autodenominado ‘extraterrestre’.

El legado de Bernard Hopkins está seguro. Y si se retira, ya tiene un puesto en la organización de Golden Boy Promotions. La decisión es exclusiva y única, de él.