La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Boxeo

'Pelenchín', un campeón noqueado fuera del ring

El boxeador enfrenta un proceso judicial por supuesta tenencia de drogas. Hoy será indagado. Su caída marca el ocaso de su idoloatría

Desde su intempestivo adiós al boxeo, Celestino ‘Pelenchín' Caballero no había levantado titulares. Hasta este jueves, claro, cuando salió de las sombras: diez paquetes de supuesta cocaína estaban en su auto. Diez paquetes que, ponderaban los analistas deportivos, lo noquearon fuera del ring, y ‘acabaron con su vida'. Con la suya y la idolatría del país que siguió su carrera hasta su fin, hace quince meses.

Caballero, excampeón mundial de boxeo súper gallo y súper pluma, cantante de reggae y exaspirante a representante por Cambio Democrático, ahora encara un proceso judicial por tenencia de narcóticos. Ayer, tras pasar toda la tarde en la Policía de Ancón, se le anunció que sería indagado hoy por el fiscal Markel Mora. Una vez fue capturado cerca del mediodía abordo de un auto arena en el Corredor Norte (lo que, a juicio de voces consultadas por este diario revela que estaba siendo seguido), el pugilista reconoció la ilicitud del acto, dijo la Policía. Cuatro horas después cambió la versión inicial en la Fiscalía: ‘me dijeron que llevara cal para un estadio en Colón'.

La desgracia de ‘Pelenchín' no es una sorpresa para el deporte. Su caso se suma a una larga lista de personalidades a las que las drogas le han hecho pasar un mal rato, una buena temporada en prisión o, en el más dramático de los escenarios, a la tumba.

Le ocurrió también al pugilista panameño Jaime Ríos, campeón mundial minimosca a finales de los 90. O el año pasado al argentino Carlos Ríos, que peleó con Floyd Mayweather. Dos futbolistas colombianos, René Higuita y Felipe Pérez, fueron detenidos por sus nexos con Pablo Escobar Gaviria, y el último de ellos murió violentamente. El portero Óscar McFarlane recién consiguió libertad condicional tras hallarse marihuana en su residencia.

‘Lo único que esto hace es afectar la credibilidad y la idolatría que sentía el público por Pelenchín', reflexionó el comentarista boxístico Juan Carlos Tapia.

Apenas trascendido el arresto, la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) separó a Caballero del cargo de subdirector de Desarrollo Integral y Seguridad del Boxeador, hasta tanto culminen las investigaciones de la fiscalía. Su oficina, justamente, debía guiar a boxeadores retirados a hacer una vida después de los cuadriláteros. Afuera del ring, el noqueado resultó ser él.

‘Como entidad que hemos luchado contra las drogas y este tipo de situaciones debemos separarlo de su cargo hasta que se resuelva la situación', justificó en un comunicado el presidente de la AMB, Gilberto Mendoza. Curiosamente, en un ‘KO a las Drogas', ‘Pelenchín' ganó en 2008 al colombiano Elvis Mejía, lo que le abrió camino para pelear por un título unificado en Canadá.

Pero en el edificio Avesa, ayer el boxeador se tomaba sus malas noticias en frío. ‘Está tranquilo, aunque consciente de que está en una posición incómoda y difícil de componer', relató una fuente cercana.

En las redes sociales la gente se mostraba consternada. ‘Me entristece leer lo de Pelenchín, pero sin duda alguna hay que investigar hasta el final lo acontecido. Es duro para el deporte nacional', dijo el futbolista Roberto ‘El Bombardero' Brown.

‘Pelenchín, María Sharapova, y muchos más. Deportistas tienen la gran responsabilidad de ser ejemplo para la juventud; que bajo están cayendo', saltó, por su lado, Alfredo Motta.

Roberto Eisenmann vio en la caída del boxeador ‘dolor nacional'. ‘Ojalá diga la verdad', insistió.

Para el presidente Juan Carlos Varela, lo ocurrido es algo sencillo: ‘hay un sólo camino: seguir el correcto'.

Rogelio Espiño, antiguo manejador de Caballero, cree que las cosas no son tan someras: ‘es un mensaje para los políticos y empresarios: el boxeo necesita apoyo... necesita salir de la desidia'. Mientras, ‘Pelenchín' yace fuera del ring.