Temas Especiales

30 de Sep de 2020

Boxeo

Los apodos, una común particularidad en el boxeo

El deporte donde posiblemente se utilizan más los sobrenombres es el boxeo y, en el caso particular de Panamá, Hubo un periodista que por mucho tiempo se arrogó la tarea de ponerles motes o apelativos a los boxeadores

El deporte es una de las actividades donde el uso de sobrenombres, apodos o motes es muy común y, ha ocurrido, que los personajes en muchas ocasiones son más reconocidos por estos, que por sus verdaderos nombres.

Roberto 'Mano de Piedra' Durán mundialmente reconocido como el mejor peso ligero de todos los tiempos.Archivo | La Estrella de Panamá

Según el cronista mexicano Alfonso Hernández: 'Los apodos sustituyen al nombre propio, aludiendo a la apariencia, a un rasgo físico, al tipo de vida, al modo de caminar, al lenguaje verbal'.

El deporte donde posiblemente se utilizan más los sobrenombres es el boxeo y, en el caso particular de Panamá, hubo un periodista que por mucho tiempo se arrogó la tarea de ponerles motes o apelativos a los boxeadores.

Al cronista Alfonso Castillo se le responsabiliza, si así podemos decir, de más de un centenar de apodos, entre ellos, de tres de los cinco huéspedes panameños del Salón de la Fama Internacional en Canastota, Nueva York.

Hablamos de Roberto 'Mano de Piedra' Durán, Eusebio 'Alacrán' Pedroza e Hilario 'Bujía' Zapata, ya que en el caso de los colonenses Teófilo Alfonso Brown e Ismael Laguna, tienen otros responsables.

Al cronista Alfonso Castillo (q.e.p.d.) se le responsabiliza, si así podemos decir, de más de un centenar de apodos.EFE

En el caso de Brown, quien tuvo primero el de 'Kid Teófilo' y después el de 'Panamá Al', pudo ser algún cronista colonense, en el primer caso; y uno estadounidense, en el segundo; mientras que el del 'Tigre' Laguna es autoría del ex oficial de boxeo colonense, José 'Papito' Campos.

Volviendo a Castillo, fue el autor intelectual de muchos sobrenombres, por ejemplo, de los ex gladiadores Celso 'Espaguetti' Chávez, Aquilino 'Dimar' Asprilla, Santiago 'El Herrero' Samaniego y Juan 'El Novelista' Mosquera, entre otros.

Los campeones no escapan

Como mencionamos párrafos más arriba, los campeones mundiales istmeños no escaparon a esta moda y, si bien, muchos obtuvieron sus alias en sus casas o en sus barrios, nunca dejaron de utilizarlos como sus nombres de batallas.

Así como ocurrió con Durán, Pedroza, Zapata, Brown y Laguna, también se dio con los otros 27 monarcas mundiales, incluyendo las dos damas, Ana “Dinamita” Pascal y Chantall “La Fiera” Martínez, que ha tenido nuestro país.

Los apodos, una común particularidad en el boxeo

En esa línea, están entre los primeros campeones Ernesto “Ñato” Marcel, Enrique “Maravilla” Pinder y Alfonso “Peppermint” Frazer, luego están Jaime “Cieguito” Ríos, Alfonso “Piedrita” López, Luis “Naja” Ibarra y Jorge “Mocho” Luján.

Luego, Rigoberto “Veneno” Riasco, Rafael “Brujo” Ortega, Rafael “Rafaelito” Pedroza, Alfredo “Preciso” Layne, Carlos “Púas” Murillo, Mauricio “Ñáñara” Martínez y Pedro “Rockero” Alcázar.

Asimismo, Santiago “El Herrero” Samaniego, Celestino “Pelenchín” Caballero, Roberto “La Araña” Vásquez, Vicente “Loco” Mosquera, Anselmo “Chemito” Moreno, Rafael “Torito” Concepción, Ricardo “Maestrito” Córdoba, Guillermo “Felino” Jones, Luis “Nica” Concepción y Jezreel “El Fantasma” Corrales.

Los curiosos sobrenombres

Pero, qué hay de otras decenas de motes con que fueron reconocidos púgiles de otras épocas. La verdad es que quizás nunca sabremos los nombres de los responsables de endilgárselos, pero esto no es óbice para que no mencionarlos.

Los primeros antecedentes del pugilismo panameño datan de principios del siglo XX, cuando centenares de fornidos hombres y otros no tanto invadieron nuestras playas, para la construcción del canal francés de Fernando de Lesseps, del ferrocarril interoceánico y del canal estadounidense.

Algunos de estos señores también tuvieron algunos apelativos bastantes curiosos, como fue el caso de Jack “The Kewanee Tiger” Herrick, William “Roug House” Ware, Jack Livingstone “The Colon Bear Cat”, Jeff “Joplin Ghost” Clark, “Black Gunboat” Smith y Louis “Bearcat” Reid.

No obstante, lo más común y llamativo de esa época fue que la nueva camada de púgiles adoptaran el nombre de estos y de otros populares gigantones, pero antecediendo a estos, el mote de “Young'.

De esta forma, al mismo tiempo que existieron los estadounidenses Sam McVea y Harry Wills peleando en el patio, hubo un “Young Sam McVea” jamaicano; un “Young Harry Wills”, también conocido como “Cachorro de la Pantera Negra”, y un “Young Joe Walcott”, panameños.

Un poco más tarde llegaron los David Abad “Kid Toneta”, “Young Shadow”, “Young Finnigan”, “Panamá Firpo”, “Kid Chocolate II”, “Kid Zefine”, Pedro “Manhattan Kid” Ortiz, Héctor “Escorpión” Hicks, y Jesús “Son de Máquina” Santamaría.

Es cierto, hubo muchos otros, como fue el caso de Enrique “Cochero” Maxwell, Enrique “Mamadedo” Alonso, Senén “Pica Pica” Ríos, Jorge “Fumanchú” Miranda y Luis “Gavilán” Ávila.

Santos Saúl Álvarez Barragán conocido como 'El Canelo'.EFE

Abundan en el extranjero

En el extranjero los apodos de los púgiles abundan y son de todo tipo, algunos puestos por sus familiares o barrios; pero otros, en los gimnasios.

Es así el caso del “Intocable” argentino, Nicolino Locche; del “Bombardero” de Detroit, Joe Louis; y de los nicaragüenses Alexis Argüello, el “Flaco Explosivo” y de Rosendo “Búfalo” Álvarez.

Tal vez los apodos que más llaman la atención son de los púgiles mexicanos, donde los mismos abundan y donde muchos de ellos tienen apelativos de animales, como Raúl “Ratón” Macías, Humberto “Zorrita” Soto y Ricardo “Pajarito” Moreno.

No obstante, también están Rubén “El Púas” Olivares, José Ángel “Mantequilla” Nápoles, Humberto “La Chiquita” González, Ricardo “Finito” López y Jorge “Travieso” Arce.