Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Fútbol

Otro pedido para los reglamentos

Tengo que reconocer que el partido de ayer entre Uruguay y Ghana me colocó al borde mismo del asiento.

Tengo que reconocer que el partido de ayer entre Uruguay y Ghana me colocó al borde mismo del asiento.

Y qué buena la victoria de los charrúas; una bocanada de aire fresco y diferente, porque un equipo ha puesto su tradicional garra como elemento principal de sus conquistas en esta Copa del Mundo.

Pero ayer, una duda asaltó mi pensamiento. La mano de Luis Suárez cambió por completo la historia. Y es esa la inquietud.

¿Será que ahora los técnicos de la FIFA definirán algo con respecto a una situación de esta naturaleza en el futuro?.

Me explico. Suárez metió la mano ex profeso... por instinto... o sencillamente, porque sabía que si lo hacía le daba una última oportunidad a su equipo, esta vez, en manos de la suerte.

Alguien me comentó que no era justo solo expulsar al infractor y cobrar el penal.

‘El asunto es que la bola iba para adentro y Suárez evitó la anotación. Debía cantarse el gol automáticamente. Es como en el baloncesto, cuando hay interferencia defensiva, la canasta se adjudica al equipo en ofensiva’, me comentaba el amigo.

Lo cierto es que Suárez, aún expulsado y marginado de las semifinales, es el responsable de haberle dado una oportunidad dorada e irrepetible a Uruguay, que no fue desaprovechada.

El tema está para la discusión y la polémica.