Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Fútbol

La mujer que había denunciado que el Mundial en Qatar fue arreglado

Después de las declaraciones de Al- Majid, el presidente de la FIFA, Blatter la catalogó de “soplona” y negó todas las acusaciones

Ayer el mundo entero quedó impactado porque se detuvieron a siete dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) al destaparse un nuevo escándalo de corrupción.

Futbolistas y dirigentes deportivos alzaban sus voces hace años para denunciar corrupción en la principal organización deportiva, pero todo caía en sacó roto.

Phaedra Al-Majid, es una mujer que denunció a través de BBC la compra de votos en la elección de la sede del Mundial 2022 por parte de Qatar. Ella trabajó en el departamento de prensa de la candidatura y reveló que directivos de su país ofrecieron dinero a miembros de la FIFA a cambio de su respaldo.

En el 2011, se dio cuenta de lo que había ocurrido, Al-Majid terminó retractándose. "Estaba muy decepcionada por abandonar el comité de candidatura y quería arruinar todo por ello", dijo aquella vez. Tiempo después aseguró que fue obligada a hacer esas declaraciones.

"No tenía más representación legal", explicó Al-Majid. "Cuando los cataríes se acercaron, estaba sola. Soy madre soltera de dos niños, uno de los cuales es autista y discapacitado".

Al-Majid contó que funcionarios del servicio de inteligencia de Estados Unidos, FBI, la visitaron en septiembre de 2011 después de conocer que hubo amenazas en contra de ella.

"Me interrogaron sobre el proceso de la candidatura catarí y me preguntaron sobre todas las amenazas que había recibido de los cataríes".

Agregó que se decidió en ese momento que los ayudaría con la investigación y se acordó que hablaría con un alto representante de la candidatura de Qatar, aunque es consciente que por colaborar tendrá que cuidar sus espaldas el resto de su vida.

Después de las declaraciones de Al- Majid, el presidente Blatter la catalogó de “soplona” y negó todas las acusaciones en contra de la FIFA.

La Federación Internacional de Fútbol (FIFA), fue sacudida ayer por un nuevo escándalo de corrupción.

Los responsables del fútbol europeo, enfrentados al presidente de la FIFA Joseph Blatter, solicitaron ayer que se aplazase el Congreso y las elecciones del viernes, en las que Blatter aspira a la reelección para un quinto mandato con un único rival, el príncipe jordano Ali Bin Al Hussein.