Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Fútbol

Plaza Amador, un presente con 65 años de historia

Desde el 7 de abril de 1955 la Plaza Amador, gracias al legendario León 'Cocoliso' Tejada, se convirtió en epicentro deportivo al ir moldeando a uno de los clubes emblemáticos del fútbol nacional. Su presidente, Gian Castillero, habla de los actuales desafíos.

Plaza Amador, un presente con 65 años de historia

El presidente del Plaza Amador, Gian Castillero, da una mirada sobre el club más legendario del fútbol en Panamá valorando su historia y un presente que abre un inesperado abanico de dificultades que deben superar, al igual que al conjunto de protagonistas del acontecer deportivo nacional, para que la historia no se detenga, para que se siga construyendo.

Ser presidente de un equipo en Panamá, ¿es una función que se desarrolla con más alegrías que dificultades? o ¿a la inversa?

Es una de cal y una de arena, los clubes en Panamá causan una gran ilusión deportiva y los que participamos en la dirigencia tenemos gran interés en el desarrollo del fútbol. Al ser una actividad que involucra seres humanos, uno se involucra también como un todo, no solo en el triunfo del equipo, sino también en las vidas de las personas que están en el entorno, jugadores, cuerpo técnico, personal administrativo, operativo, etc., al que uno le llega a tomar cariño compartiendo alegrías y desilusiones.Por otra parte está el que administrar un club en Panamá sea una aventura compleja, porque uno no tiene todos los medios ni de infraestructura ni de apoyo económico para potenciar los sueños al máximo. En muchas ocasiones la parte económica vuelve a ser un reto para el desarrollo del club; eso en condiciones normales, sin hablar ahora de los retos particulares que ha generado la pandemia que estamos viviendo.

¿Te impulsó a entrar en el fútbol nacional la influencia en Inglaterra durante los años que estuviste estudiando allá?

Es una mezcla de tres factores: uno, mi interés por el deporte que efectivamente se vio exponenciado al vivir en Inglaterra 10 años y quedar inmerso en un país altamente futbolizado, donde el fútbol es parte de la experiencia del día a día. Por otro lado, el interés de desarrollar una actividad que me permitiera tener un vínculo común y especial con mis hijos, al unirme al Plaza Amador. Y el tercero, ver la aventura del fútbol no solo como deportiva, sino como un tema de responsabilidad social, porque detrás del equipo había un espíritu para desarrollar categorías menores y ayudar a los jóvenes; tanto para convertir en atletas a los que tuvieran el talento, como para ayudar a mantener fuera del riesgo social a aquellos que no tenían tanto talento, pero que se involucraban en las distintas categorías del fútbol a una edad temprana.

Gian Castillero ha estado durante 11 años al frente de un club que demanda logros deportivos y esfuerzos económicos para impulsar su crecimiento.GC

Plaza Amador ha cumplido 65 años, un legado de trascendencia en el fútbol panameño, ¿en qué parte quedó el proyecto (más allá de las dificultades actuales) para transformarlo de equipo de fútbol a club de fútbol integral?

Retomamos el espíritu de lo que originalmente quiso hacer 'Cocoliso' Tejada, poniéndole mucho énfasis a las categorías menores. Hemos tenido unas categorías sub-13, sub-15, sub-17 muy competitivas, incluso estamos jugando en la reserva con jugadores bastante jóvenes, muchas veces en el equipo mayor damos oportunidad a jugadores de la reserva porque vemos al equipo de primera división como una organización integral. El año pasado incorporamos un equipo femenino, lo que le da más integralidad a ese proyecto.

Al Plaza no se le ha visto crecer en las tribunas y da la impresión que tanto la hinchada del Tauro como la del Árabe Unido se han hecho más expansivas, ¿cómo lo enfocan?

Plaza Amador tiene mucho de la existencia del barrio y lo hemos querido proyectar al fanático que vive en otras áreas como un equipo más representativo del país, con mucho arraigo en el pueblo, darle esa dimensión más amplia; creo que vamos bien en el proyecto, la pandemia nos ha afectado y esperamos darle continuidad con el apoyo de la fanaticada, los amigos y los patrocinadores, que son parte de la esencia del Plaza Amador. En estos 11 años hemos sido constantes en clasificar entre los primeros 4 equipos casi en todos los torneos, un equipo competitivo, muy apoyado por su fanaticada, relevante. Sumamos una estrella más y desarrollamos una estructura formal, que nos ha dado la alegría de ver cómo las categorías menores comienzan a destacar deportivamente.

Como presidente y abogado, es lógico que estuvieras involucrado en el comunicado que difundieron cinco clubes sobre el momento actual y la reanudación de la liga, ¿por qué solo lo avalaron 5 y no los 10 de la LPF?

Efectivamente estuve muy involucrado, junto con mis socios en el Plaza, de los puntos de ese comunicado; nosotros no queríamos generar una posición institucional, queríamos llevar una posición de un grupo que generara suficiente peso para tener una discusión amplia sobre el tema y que se pudiera, con los otros actores, debatirla y discutirla para tratar de llegar a un consenso. No lo veo como una posición excluyente, sino como una masa crítica que, pensando no en el próximo torneo ni en cómo resolver temas inmediatos, sino en una visión más a largo plazo, hace un planteamiento sobre cuáles tienen que ser las pre-condiciones para que el fútbol vuelva a desarrollarse de una forma saludable y sostenible.

Al expresar: “Los jugadores deben renunciar a demandas y/o pretensiones laborales generales producto de la pandemia”, hacia afuera ha sonado como un condicionamiento injusto, ¿me puedes aclarar esa solicitud condicionada?

No es una solicitud condicionada, es más bien una reflexión profunda sobre la situación de fragilidad en la que está el fútbol nacional. Los clubes somos deficitarios, vivimos del día a día, de los ingresos que obtenemos de la Liga, de la televisión, los patrocinadores y la taquilla; al darse una situación de pandemia, nos quedamos sin entradas económicas para hacer frente a las obligaciones frente a los jugadores y el cuerpo técnico. En reconocimiento de esa situación, en la que se está en iliquidez, si esas relaciones con los patrocinadores no se reactivan, los reclamos por parte de los jugadores pudieran causar inevitablemente la insolvencia y la terminación de la actividad del fútbol semiprofesional como la conocemos hoy.Apelamos al entendimiento de que la situación causada por la pandemia fue inesperada, atípica, grave, en la que se nos pide a todos hacer sacrificios, sin soslayar el derecho de los jugadores; pero una pretensión económica que no sea cónsona con los ingresos, puede causar la terminación del fútbol por la quiebra de los equipos. Sin los equipos no habría sostenibilidad de una Liga o de una competición.

Aunque la LPF y la Selección parecieran dos cosas distintas, están relacionadas. Panamá no tiene entrenador para la Selección con unas eliminatorias en el camino, ¿opinarías sobre quién o qué condiciones debe tener quien asuma?

En mi opinión personal, Panamá está al inicio de un nuevo proceso, quien sea el técnico debe estar preparado y debe dársele las condiciones para comenzar con talento muy joven. Un técnico que tenga capacidad de formador, de motivar a ese talento que todavía no está cien por ciento pulido, dispuesto a trabajar con los clubes. En esta coyuntura los clubes van a ser la cantera de donde tiene que salir ese talento para llenar los espacios de la Selección, antes que tratar de formar una Selección que gane partidos a corto plazo. Se necesita una visión a mediano plazo y darle la oportunidad, a ese técnico, para que comience ese proceso con una nueva camada que dé frutos a mediano y largo plazo.

Palabras en juego

Si alguien conoce y ha vivido lo que significa León 'Cocoliso' Tejada (1927-1982) para el fútbol nacional es el periodista y profesor Carlos 'Pepe' Collado, testigo directo como exjugador en sus años juveniles e hincha incondicional del Plaza Amador. Nos hace una semblanza del hombre que marcó una huella vigente.

Rommel Fernández, en Plaza Amador.@cdplazaamador

León 'Cocoliso' Tejada, la historia

“ 'Cocoliso' Tejada era un hombre excepcional, a pesar de no tener una preparación o una carrera educativa, fue boxeador, vino de Colón. Orientó a la niñez y a la juventud no solo de Plaza Amador, sino a todos los que se acercaban a jugar en la canchita de tierra de Plaza Amador. Tenía una voz fuerte, ronca, gritona que asustaba, forjó a generaciones con muy buenos profesionales y atletas desde el año 1955, cuando oficialmente se inaugura la Plaza Amador, por doña Cecilia Pinel de Remón. En el fútbol, fundó el Plaza Amador con las categorías menores y mayor, en los tiempos de las ligas distritoriales. 'Cocoliso' precariamente conseguía patrocinio, pero siempre mantuvo el club Plaza Amador”.

Sustento laboral

“Primero lo hizo gratuitamente, después fue nombrado por el Municipio, luego lo apoyó quien él consideraba su hermano: el coronel Florencio 'Chito' Flores. Parece que se criaron juntos y se conocieron desde la escuela primaria. También lo apoyó Mauricio Menasche, después lo hicieron David y Camilo, los hijos de Mauricio.

'Tito', su único hijo

“Tuvo un hijo que jugaba con nosotros, León 'Tito' Tejada. Hizo la secundaria en el Instituto Nacional. Murió por el alzamiento contra Noriega, cuando el grupo de los oficiales graduados en Nicaragua se levantaron contra Noriega (3 de octubre de 1989). Era el jefe de la expedicionaria que estaba en Río Hato y quien trajo las tanquetas para defender al jefe del alzamiento, el mayor Moisés Giroldi. Fue uno de los que mataron en Albrook, en la noche”.

León 'Cocoliso' Tejada@cdplazaamador

Rommel, el símbolo del Plaza

“Rommel desde sus 6 a 12 años jugaba en las ligas de Zancudos y Mosquitos de Plaza Amador. Vivió toda su vida frente al campo de juego, primero en la esquina de calle 17 y la calle Juan Mendoza, después en la otra esquina la 7ª-32, que era también donde yo vivía. No jugó con el equipo mayor por cumplir con las necesidades económicas; a él lo patrocinó Hugo Bellido, un empresario peruano dueño del Atlético Panamá. Le pagaba la comida (el almuerzo y la cena), los uniformes, los libros, todo; hay que decir la verdad, la mamá de Rommel era un poco irresponsable, eran pobrísimos, cinco hermanos. Firmó entonces con el Atlético Panamá, en agradecimiento, posteriormente firmó con el Alianza. 'Cocoliso' lo formó futbolísticamente en la Plaza Amador, no corresponde a ningún otro entrenador”.