Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Fútbol

FA Cup: el torneo más antiguo del mundo

En días muy recientes se jugaron las semifinales de la FA Cup, el torneo más antiguo del mundo; una tradición que incluye batallas encarnizadas y magia deportiva. Un torneo que enfrenta de la manera más democrática posible a los muy poderosos y a los pequeños más atrevidos, aquellos que lucen como señas de identidad, sus osadas aspiraciones de gigantes

Ocurrió hace casi nada. Apenas 60 años antes que se diera la patada inicial de la primera Copa del Mundo. Era 1871 y se abría una competición que perdura hasta hoy, con idéntica pasión e intensidad. Un torneo que incluye equipos de los diez mayores niveles del fútbol inglés.

Ahora viene la final entre dos equipos londinenses. El Arsenal y el Chelsea. Como es tradición en las finales de la FA Cup.Fa Cup

Si recorremos la pródiga lista de campeones del torneo, nos encontraremos con nombres archiconocidos (el Arsenal, el Liverpool, el Manchester United) junto a otros nombres que evocan hazañas remotas y pergaminos polvorientos. Por ejemplo, Old Etonians, Royal Engineers u Old Carthusians, equipos que provenían de escuelas o grupos gremiales. De hecho, Old Etonians y Old Carthusians juegan hasta el día de hoy en el amateurismo inglés, en una liga llamada Arthurian, que junta a jugadores de universidades y colegios británicos. Mientras los Royal Engineers eran jugadores que pertenecían al Real Cuerpo de Ingenieros de la Armada Británica, que a diferencia de los del Arsenal, no dieron el salto al profesionalismo.

Hasta la fecha, el club con mayor número de copas obtenidas es el Arsenal, con 13. Seguido de cerca por Manchester United con 12, Chelsea y Tottenham con 8, Liverpool con 7, Manchester City y Blackburn Rovers con 6.

Con la profesionalización del fútbol en Inglaterra, en 1888, fueron perdiendo fuerza los clubes que no lograron o no quisieron sumarse al profesionalismo.

El torneo quedó interrumpido durante la Primera Guerra Mundial, así como en la segunda. En esta irregular y extraña temporada, debido a la pandemia de la covid-19, la Copa no se detuvo, pero se está jugando en estadios vacíos.

En la primera semifinal de la más reciente edición, se enfrentaron el Arsenal londinense y el gran favorito y actual campeón, Manchester City. El resultado fue sorpresivo, aunque justo. El maestro Pep Guardiola se vio superado estratégica y tácticamente por su discípulo Mikel Arteta, y los Gunners se llevaron el triunfo. Fue una ejecución impecable, principalmente en defensa, el lado más débil del Arsenal a lo largo del torneo. Guiados por un infatigable e incombustible David Luiz (que de paso dejó a un lado sus parpadeos y tendencias a los errores que terminan convertidos en horrores), la defensa del Arsenal permitió muy poco a los poderosos Citizens, que tuvieron una gran posesión de balón, pero nunca lograron traducirla en situaciones de alto riesgo. En el ataque, un desequilibrante Pépé resultó imposible de frenar por la defensa celeste, asistiendo a Aubameyang en sus dos goles. Luego de una primera temporada muy irregular y endeble, el delantero de Costa de Marfil, se ha sacudido las telarañas entregando algunas actuaciones deslumbrantes, dignas del enorme prestigio adquirido en Francia.

Y cuando el ataque del City logró superar a la defensa del Arsenal, se topó con un impecable Emiliano Martínez, arquero suplente del Arsenal, que demostró ser perfectamente capaz de defender la valla londinense.

Con este resultado, el Arsenal se acerca a obtener un cupo en la próxima Europa League y mira con mucho mayor optimismo hacia la temporada que viene. Mientras tanto, el Manchester City mira con un poco de mayor preocupación y necesidad de ajustes el próximo partido de Champions que los enfrentará en Manchester al Real Madrid, para la vuelta de octavos de final.

Un día después de este partido, se enfrentaron los otros dos semifinalistas: el Manchester United y el Chelsea. El partido fue mucho más disputado y parejo de lo que el resultado final indica (3-1 en favor del Chelsea). Hubo, sin duda, un factor esencial que definió el curso del partido. Se trata de David De Gea, portero del Manchester United, que con un gravísimo error, sumado a otros más leves, fue finalmente el elemento que decantó el resultado.

Habitualmente, el United utiliza al portero suplente en la FA Cup. En esta ocasión, Solskjaer optó por su titular y sin duda hoy debe estar lamentándose de su propia decisión.

Ya en el primer gol, la reacción de De Gea ante un flojísimo disparo de Oliver Giroud resultó tardía e ineficaz. Pero el 1-0 en contra no se veía imposible de remontar. Sin embargo, justo al inicio del segundo tiempo, De Gea se comió un gol atajable hasta para un portero de primaria, que hubiera olvidado sus guantes junto a la lonchera, en la cocina de su casa.

En la primera semifinal de la más reciente edición, se enfrentaron el Arsenal londinense y el gran favorito y actual campeón, Manchester City.EFE

Desde el Mundial de 2018, De Gea ha visto su nivel de juego descender de manera aparatosa. Se habla de falta de confianza. De incomodidad con el sistema defensivo del United, de reflejos que van haciéndose lentos y cansados con el tiempo. Lo cierto es que el que alguna vez fue considerado el mejor portero del mundo, ahora ya no lo es. Esto deja en problemas a Solskjaer y a los Red Devils, que mantienen intactas su posibilidades de estar en la próxima UEFA Champions League, pero necesitan un portero sólido, en el cual confiar.

En cuanto al Chelsea, hizo lo justo, jugó con lo justo y manejó un partido que sus rivales le pusieron en bandeja (el tercer gol fue cortesía de un autogol de Harry Maguire, uno de los defensores más costosos del planeta).

Ahora, viene la final entre dos equipos londinenses. El Arsenal y el Chelsea. Como es tradición en las finales de la FA Cup, el partido se jugará en el mítico estadio de Wembley (en su nueva encarnación, claro está). Y aunque debido a la pandemia, sea una final con tribunas vacías y silencios ensordecedores, igualmente reflejará y ostentará el espíritu emblemático e históricamente poderoso del torneo más antiguo del mundo.