29 de Nov de 2022

Fútbol

México-Panamá, ¿cambiará de historia?

El pulso ante México en su emblemático Estadio Azteca, al que la Selección Panameña históricamente no ha podido profanar, se presenta como un nuevo, codiciado y enorme desafío

México-Panamá, ¿cambiará de historia?
La selección canalera llega con virtudes reconocibles a este partido, también con carencias que debe atender para darle vuelta a la reiterada celebración mexicana.@Fepafut

La Selección de Panamá llega hoy al Estadio Azteca con la certeza de que tiene argumentos, no solo deseos, para plantarle cara a la Selección de México. Por si le embargara alguna duda antes de entrar, para estimularse solo tiene que rebobinar la película de la eliminatoria y dejarla correr con el nivel futbolístico esgrimido hasta ahora ante los principales protagonistas de la Concacaf, que le ha permitido estar asentada en la cuarta posición de la Tabla de Posiciones.

Tiene virtudes: espíritu de equipo, orden, disciplina, variantes tácticas, volumen de juego, flujo ofensivo, para emparejar este encuentro más allá de su condición de “víctima segura”, “filete de dos vueltas”, que de antemano le asigna en México un gran sector de la prensa, la afición, el “consciente deportivo” de esa selección y por supuesto, el favoritismo en las casas de apuestas.

Lógicamente amparados en una realidad histórica que registra estadísticamente que Panamá nunca ha podido derrotarlos por las eliminatorias. Empatarles sí, aquí en tres oportunidades; allá ni siquiera arañarles un empate. A diferencia de Costa Rica y Honduras, que cuentan a su haber el haber logrado tanto derrotarlos como empatarles en el Azteca. Estados Unidos, Canadá y Jamaica, también han obtenido empates allí.

Pero a esta Selección de Panamá debemos reconocerle que frente a los estadounidenses (1-0), mexicanos (1-1), ticos (0-0, 0-1), no desentonó. Incluso frente a los canadienses en Toronto, líderes e invictos del octogonal, durante los primeros 65' minutos de juego les mantuvo el pulso sin amilanarse, encadenando luego una seguidilla de errores que lo condujeron a su segunda y más amplia derrota en el torneo (1-4), el pasado 13 de octubre. Fue una caída dura y no se resquebrajó.

Con defectos también

La selección canalera llega con virtudes reconocibles a este partido de la undécima fecha, también presenta carencias evidentes que pueden influir con resultados adversos predecibles, si se siguen desatendiendo.

México-Panamá, ¿cambiará de historia?
México-Panamá, ¿cambiará de historia?@FMF

La más relevante es la fragilidad defensiva, como consecuencia del planteamiento inclinado hacia la ofensiva, que se ha manifestado notoriamente en los últimos cinco partidos, un handicap que le ha imposibilitado mantener su portería en cero. Sumado al hecho de que en los tres triunfos que obtuvo (contra Honduras 3-2, sobre El Salvador 2-1 y Jamaica 3-2), Panamá tuvo que remontar el marcador en dos, El Salvador y Jamaica, y partió en desventaja con el cronometro apenas andando. Los salvadoreños le convirtieron al minuto de juego y los jamaiquinos a los cinco minutos.

En el actual espacio competitivo, con reducidas posibilidades de enmendar resultados negativos, todas las eliminatorias en su fase de cierre, y 15 selecciones ya clasificadas al Mundial, se hacen imperativas dos condiciones: anotar y recibir los menos goles posibles para evitar en caso de igualdad en puntos con un rival directo, ser apeado de Catar 2022 por tener un deficiente Gol Diferencia.

Panamá se presenta como la segunda escuadra en Concacaf, con mayor número de anotaciones: 14; superada por Canadá que tiene a su haber 17. Pero muestra también su punto flaco al ubicarse como el tercer equipo con mayor número de goles recibidos: 12. Superada por Honduras con 19 y Jamaica con 15.

Aunque Panamá luce un gol de diferencia a favor de +2, una derrota ante México le disminuye este guarismo y la victoria de Costa Rica sobre Jamaica, acercaría peligrosamente a los ticos en puntos y en el gol diferencia.

México-Panamá, ¿cambiará de historia?
México-Panamá, ¿cambiará de historia?La llegada del 'Tata' Martino provocó en México una ola de enormes expectativas; tres años después, del resultado ante Panamá depende parte de su continuidad. @FMF

El triunfo tico los dejaría a un (1) punto de alcanzar a los panameños, sumándoles también goles a favor, y condicionados los goles de diferencia a si se apoyan en un resultado ajustado o amplio. Han anotado la mitad de goles que Panamá: llevan 7. Sin embargo, lo compensan empatando con Estados Unidos el segundo lugar como la valla menos vencida, con solo 7 goles en contra. Una tarea en la que ha incidido y sobresalido con altas calificaciones Keylor Navas. Tienen 0 gol diferencia.

Sin renunciar al modelo de juego que le han impreso a la selección, el cuerpo técnico panameño tiene que obrar ya una mejoría en el rendimiento defensivo colectivo, con el inconveniente del viento soplando en contra que le suponen las lesiones de los defensas Andrés Andrade y Harold Cummings, sumando con ello un mayor grado de dificultad a esta misión.

De un buen México a uno dubitativo

México venía marcando el paso liderando el octogonal hasta el inicio de la fecha séptima y entró en zona de irregularidad después de los dos partidos en los que perdió contra Estados Unidos 2-0 y Canadá 2-1.

Esos resultados incidieron inmediatamente en el cuestionamiento de la gestión deportiva y el aumento significativo de críticos al proceso de Gerardo 'Tata' Martino. Menguaron con el triunfo de visita 2-1 en Jamaica; tras el empate 0-0 contra Costa Rica, del pasado domingo, volvieron a ganar impulso.

Un sector de los cerca de dos mil espectadores que permitió ante Costa Rica en el Azteca la Federación Mexicana de Fútbol (atendiendo “amablemente” la suspensión de la FIFA de dos partidos de local sin público por gritos homofóbicos; suspensión que habría podido desatender al anteponer ante el TAS-Tribunal Arbitral du Sport un recurso de anulación), expresaron al final en el grito de “Fuera Tata”, que resonó en ese recinto vacío pero no mudo, un descontento que Martino está obligado a acallar brindándoles un triunfo ante Panamá.

Una situación que los mexicanos vislumbran puede acercarse a la vivida en las eliminatorias para Brasil 2014, en que la victoria 2-1 sobre Panamá en el Azteca (con el recordado gol de chilena del delantero Raúl Jiménez que repiten sus televisoras y están “apurando” a jugar hoy), contribuyó a clasificarlos en un cierre en el que Estados Unidos les tendió también la mano al derrotar al seleccionado panameño 3-2, en el último partido del calendario y en los minutos de reposición.

Desde el 7 de enero de 2019, Martino dirige la selección mexicana en un proceso largo de tres años. Llegó con un palmarés que incluía sus calificados servicios con las selecciones de Argentina y Paraguay, los clubes Barcelona de España y el Atlanta United FC de Estados Unidos, entre otros, despertando una gran ilusión.

La pérdida de la Liga de Naciones de la Concacaf y la Copa Oro ante Estados Unidos (el enconado rival), el año pasado, fueron el comienzo del desamor. Está en sus horas más bajas, una presión que podría aprovechar Panamá confundiendo más a su equipo si logra evitar una apertura desfavorable temprana en el marcador, respondiéndoles inteligentemente, haciéndoles sentir un partido largo y sin dejarse provocar en el juego.

El penúltimo partido afuera

Ante México será el sexto partido de Panamá en condición de visitante; le quedará después pendiente el juego en Estados Unidos del 27 de marzo. Tres días antes de este encuentro recibirá en el Rommel Fernández a Honduras, y cerrará el 30 de marzo su participación con Canadá. Lo hará como local, tal como lo hiciera en las dos últimas eliminatorias.

Del resultado que arroje el partido de hoy, como también particularmente el de Costa Rica-Jamaica y Estados Unidos-Honduras, van a quedar condicionadas buena parte de las posibilidades panameñas en la ventana tripartita de marzo.

En la apertura de esta ronda Panamá tuvo el partido en Costa Rica al alcance y regresó con el cántaro vació; el domingo con Jamaica el partido pintaba torcido y el giro a favor encontrando el empate, cuando se esfumaba el primer tiempo, oxigenó de nuevo al equipo.

Que el Azteca deje de ser infranqueable es de nuevo, esta noche, un codiciado y enorme desafío para la selección panameña que, de la mano esta vez de Thomas Christiansen, se presenta con interesantes credenciales.