Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Hípica

Las riendas del Hipo Remón han sido conducidas por 24 gerentes

Esa actividad, llevada a cabo en el Hipódromo Presidente Remón, a sido dirigida en sus 58 años de existencia

Las riendas del Hipo Remón han sido conducidas por 24 gerentes
Carlos Salazar, actual gerente del Hipo Remón.

Las carreras de caballo en la república de Panamá, es la única actividad deportiva que se mantiene vigente durante las 52 semanas del año, viviéndose la emoción de las cerradas competencias en cada uno de las confrontaciones.

Esa actividad, llevada a cabo en el Hipódromo Presidente Remón, a sido dirigida en sus 58 años de existencia, de los cuales los primeros 41 años, cinco meses y 17 días estuvo regentado como un ente gubernamental, por 24 gerentes, quienes en una u otra forma han sido los pilares fundamentales sobre los cuales han descansado esta institución, imprimiéndole todas sus sapiencias cada uno de ellos.

En cuanto a sus desempeños, hay mucho que disentir por definir quien realizó mejor labor, sin embargo algunos expertos opinan que sobresalieron Alberto De Obarrio, quien ocupó la gerencia de los dos hipódromos de Panamá, Temístocles Díaz, José Pablo Paredes, Rigoberto Paredes, José A. Alessandría y Eduardo Alfaro Arosemena, en cuyas gestiones el Hipódromo era un ente gubernamental, nombrados por el Ejecutivo.

Alfaro fue el último regente que tuvo el Hipo Remón como una institución estatal. En su estadía se negoció un proceso de privatización, concediendo el manejo de la administración al consorcio puetorriqueño Eqqus Gaming de Panamá.

En esta empresa boricua tuvo destacada actuación Rafael Fernández, posteriormente en manos de inversionistas privados, Hipódromo Presidente Remón, S. A., Raúl Delvalle, y actualmente con la razón social Hípica de Panamá, S. A. Carlos Manuel Salazar.

Salazar, es sin dudas el que mayor tiempo ha permanecido en la gerencia del coso hípico, quien a pesar de no haber podido elevar esta industria a las décadas del 70 y 80, consideras como las más florecientes, ha podido incrementar el número de la población caballar, apuestas y premios, lo cual se ha constituido en una bonanza para esta actividad en Panamá.

El aporte económico que el estado ha otorgado a partir del año 2012, ha sido clave para su mantenimiento.