Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Más Deportes

Graduación con altos honores

PANAMÁ. La organización estuvo cercana a la perfección, el escenario, apoteósico y los resultados, casi perfectos.

PANAMÁ. La organización estuvo cercana a la perfección, el escenario, apoteósico y los resultados, casi perfectos.

El Festival KO a las Drogas presentado el jueves último en el Centro de Convenciones Figali, mostró al mundo boxístico la cara más elegante del boxeo panameño.

El evento se realizó con casa llena, en un ambiente cargado de entusiasmo que reunió a celebridades del deporte, la política y la vida social y económica del país.

En lo deportivo, la nota más alta la constituyó la conquista del campeonato interino supergallo por parte de Ricardo “El Maestrito” Córdoba, con su indiscutible victoria sobre el nicaragüense Luis Pérez.

El desempeño del panameño Córdoba fue un trabajo bien hecho, observando todos los detalles, sin descuidos ni omisiones. Una graduación boxística alcanzada con los máximos honores.

Al fin, en su cuarta oportunidad titular, Córdoba alcanzó la gloria de convertirse en campeón mundial, superando a un hombre agresivo y fuerte, que en ningún momento desmayó en su afán de buscar el triunfo.

Nunca antes, en la historia del boxeo nacional, un púgil local había logrado convertirse en campeón en su cuarto intento. En el caso de Córdoba, había logrado dos empates y una derrota en sus tres oportunidades anteriores.

Ahora, con la ventaja de pelear en casa, “El Maestrito” hizo realidad su sueño de toda la vida, convertirse en titular universal. Lo hace en condición de interino, ya que el campeón en propiedad, Celestino “Pelenchín” Caballero habrá de unificar su faja con el monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), el canadiense Steve Molitor, en noviembre.

El ganador de ese pleito unificatorio se convertirá en supercampeón y Córdoba pasará automáticamente a ser el campeón regular de la entidad.

Esto, claro está, si no se da un resultado de empate en el pleito Caballero vs Molitor a realizarse en tierras canadienses.

Irónicamente, Córdoba, de 25 años, había derrotado a Caballero en el 2004, pero por cosas del deporte, no había consumado la conquista del título mundial.

“El Maestrito” toca el cielo con las manos en su combate número treinta y siete. Y está feliz, con ganas de iniciar su entrenamiento el próximo lunes, para estar listo frente a cualquier compromiso que se le presente.

“Este triunfo lo ha motivado, está muy contento y deseoso de empezar a entrenar”, nos comentó su apoderado, el Dr. Roberto Grimaldo, el hombre que, desde niño, ha guiado la carrera del nuevo campeón interino.

“El Maestrito” hizo una tarea óptima frente a Luis Pérez. Dio cátedra y se graduó con los máximos honores.