Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Más Deportes

La misma canción

Recuerdo como si fuera hoy la primera entrevista, estilo perfil que le hice a José Luis Garcés, en el engramado del estadio Agustín "Muq...

Recuerdo como si fuera hoy la primera entrevista, estilo perfil que le hice a José Luis Garcés, en el engramado del estadio Agustín "Muquita" Sánchez, de La Chorrera y una de mis preguntas era ¿por qué te dicen “Pistolero”?: Me contestó que cuando era pequeño tenía las piernas arqueadas y sus amigos le pusieron ese apodo. Claro que no se lo creí, pero decidí dejar la investigación hasta ahí.

Es un buen jugador, pero con el perdón de él y otros tantos futbolistas sufren de una lesión que yo denomino esguince de cerebro y que por supuesto es incurable. Esa dolencia incorregible le ha truncado su éxito en clubes importantes a nivel mundial porque madera le sobre.

Miren cómo se metió en dos problemas judiciales grandes uno de ellos de tentativa de homicidio que lo llevó a prisión por siete meses y que después le dieron una medida cautelar de país por cárcel y más tarde abandonó el país para ir a Portugal a demostrar su talento como jugador, pero los actos de indisciplina siguen repitiéndose a tal punto que fue dado de baja por La Academia.

El año pasado se desató una polémica por una noticia que en portada publicó el diario El Siglo y que la escribió su director Jean Marcel Chéry, sobre los "arranques" nocturnos de José Luis Garcés en Bulgaria, donde aparecía besándose con una chica. Muchos emitieron comentarios duros contra el diario y el periodista, porque estábamos en franca eliminatoria, pero eso no fue más que otro mal paso del jugador.

Pocos meses después de esa publicación fui muy temprano a reparar mi auto en un taller en Vacamonte un sábado por la mañana y los amigos que conocen que soy periodista me dijeron, hace unos minutos la Policía Nacional detuvo a "Pistolero" y otras personas porque conducían dos autos y estaban borrachos, ningún diario publicó el hecho, pero se dio y pudo pasar a mayores.

Es una lástima y podría escribir de pronto sin exagerar muchas páginas de las andanzas malas de uno de los mejores delanteros que ha producido Panamá y es una verdadera lástima que por más que lo han tratado de ayudar su conducta no cambie y siga siendo objeto de comentarios que en nada de ayudan.

La verdad es que la profesión de futbolista es complicada cuando se ejerce fuera del país y que se extrañan a los familiares amigos y demás seres queridos, pero hay que cumplir para ser grande y alcanzar metas importantes, si no preguntenle a los hermanos Jorge y Julio Dely Valdés, a Percival Piggott, a Mario "Chalate" Torres, a Víctor René Mendieta y a Felipe Baloy, que son ejemplo de responsabilidad y trabajo.

Espero que mi amigo "Garcés" recapacite por el bien de él y de su familia, de pronto los directivos del equipo lucitano le dan otra oportunidad o lo transfieren a otro lado, pero debe tomar determinaciones para enrumbar su vida.