Temas Especiales

27 de Jun de 2022

Más Deportes

‘Memento’, carta brava al Caribe

PANAMÁ. Una verdadera categoría pistera demostró ayer el ejemplar criollo “Memento”, al no ser obstáculo para su holgado triunfo en el ...

PANAMÁ. Una verdadera categoría pistera demostró ayer el ejemplar criollo “Memento”, al no ser obstáculo para su holgado triunfo en el Clásico Felipe Motta haber hecho su primera incursión en distancias de alientos y batirse con equinos de mayor edad ya experimentados, lo que lo ubica como uno de los principales protagonistas al Clásico del Caribe de este año.

El mimado del Stud Azul y Dorado, fue conducido magistralmente por José Beitía y desde el abre de las portezuelas se colocó en la delantera, para marcar la ruta a sus diez rivales con relativa facilidad y ganar la prueba clásica con mucho en reserva y registro de extraordinarios fraccionales, respondiendo al respaldo de la afición que lo hizo favorito de la carrera.

Con esta victoria el nativo mantiene una envidiable foja de cuatro triunfos en sus cinco salidas a la pista, con un gran potencial pistero para su futura campaña en el óvalo juandieño del HPR.

Tras el ganador arribaron “Navideño” que lo escoltó durante toda la ruta sin poder doblegarlo; “Padrino Flaco A.”; “Silent Truth” y “El Cantante”.

TIEMPO Y DIVIDENDOS

La distancia de los 1,800 metros fue cubierta por el ganador en un excelente tiempo de 1: 52 1/5, luego de pasar los siguientes fraccionales: 24 1/5 para los primeros 400 metros; 493/5 la media milla; 1:14 3/5 los 1,200 metros y la milla en un lujoso 1: 39 4/5, con remate de 12 2/5 los últimos 200 metros.

Memento abonó a sus seguidores $4.20 a ganador como el favorito del clásico, la exacta 6-7 con “Navideño” $15.40, la trifecta 6-7-10 $98.20 y cerró la dupleta 6-6 que abrió por distanciamiento “Il Nono” de $35.20.

EDICIÓN XXII DEL CLÁSICO

El cotejo conmemorativo al “turfman” Felipe Motta se celebró en la versión XXII, con ejemplares nativos de tres años y más edad, condicionales para equinos no ganadores de eventos clásicos ni copas comerciales, con cuyo evento la hípica criolla rindió merecido reconocimiento de grata recordación a uno de los principales pilares de esta actividad que se involucró en las facetas de importador, criador y propietario de ejemplares.

En el acto protocolar de la premiación del triunfo correspondió entregar el trofeo a Felipe Motta Jr. al propietario del ganador Luis Shirley.