Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Más Deportes

¿Comibox con dos cabezas?

Una curiosa situación se ha dado en la Comisión de Boxeo Profesional de Panamá. El ente rector de la actividad pugilística en el país ti...

Una curiosa situación se ha dado en la Comisión de Boxeo Profesional de Panamá. El ente rector de la actividad pugilística en el país tiene, por el momento, dos presidentes. A pesar de que el abogado Alberto Guerra fue escogido el jueves 13 de agosto como nuevo presidente de la entidad, la reunión del lunes último fue dirigida por el anterior dignatario, Miguel Prado, sin que exista una razón conocida para ello.

Por lo regular, las renovaciones de las juntas directivas de la Comibox tienen prácticamente efectos inmediatos, pero en esta ocasión parece haberse puesto en vigencia la figura de un presidente "electo" y otro "en funciones".

En nuestros registros no encontramos antecedentes similares. Cada renovación de junta directiva entra a regir de inmediato, ya sea con actos protocolares de toma de posesión o no.

Al parecer, Prado permanecerá como presidente hasta la segunda semana del mes de septiembre, después de realizarse la tradicional cena de aniversario y el esperado Festival "KO a las Drogas" de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Debemos entender que tal situación fue el producto de un acuerdo previo, pero confieso que no alcanzo a comprender las razones que llevaron a ese acuerdo. ¿Por qué dilatar la transición de una directiva a otra? ¿En qué afecta que la nueva directiva asuma su rol en este momento?

Como no creo en personalismos, no puedo encontrar una justificación a esta situación y pienso que valdría la pena que los dignatarios del boxeo panameño aclararan el tema. Hasta ahora, es el profesor Prado el que sigue firmando las notas oficiales y encabezando las reuniones ordinarias como presidente en funciones, mientras Alberto Guerra se mantiene en el "circulo de espera", pese a haber sido escogido por unanimidad por sus congéneres.

Advierto que reconozco tanto en Prado como en Guerra a dos dirigentes de alto perfil que han cumplido tareas encomiables en pro de nuestro boxeo, pero no puedo dejar de expresar mi confusión por esta situación.

Desde mi modo de ver el tema es sencillo. Alberto Guerra fue electo como nuevo presidente y debe asumir de inmediato sus funciones, toda vez que no observo impedimento físico, legal o de salud para hacerlo.

Todas las actividades que estén por venir deben realizarse sin contratiempos ni complicaciones por la nueva directiva, la cual, dicho sea de paso, está conformada casi por el cien por ciento de las personas que acompañaron a Prado en su gestión. Así como Guerra debe asumir de inmediato su puesto de presidente, Shaik debe ya ejercer como tesorero, Marcos Hermoso como fiscal y todos los demás miembros en sus respectivos puestos. No veo de otra.