La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Más Deportes

Crónica del premio más fácil de otorgar

Russell Westbrook se llevó el premio al Jugador Más Valioso de la temporada 2016-2017 en la NBA, sin ganar 50 partidos

Russell Wesbrook posa con el merecido premio.

No es nada sencillo tener un promedio de 31.6 puntos, 10,4 asistencias y 10,7 rebotes durante 81 de los 82 partidos de una temporada regular de la NBA.

Fue con esos números con los que el base estrella Russell Westbrook, de los Thunder de Oklahoma City, completó una temporada histórica y de ensueño, que le valió ser elegido como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga.

Westbrook, de 28 años, recibió finalmente el reconocimiento que creía merecer por su trabajo con el Oklahoma City Thunder, que siempre hizo bajo la sombra de Kevin Durant, quien emigró a Oakland para ganar el campeonato esta campaña con el Golden State Warriors.

Algo debería agradecerle Westbrook a Durant, y es el haberse salido de su camino para demostrar de qué material realmente estaba hecho.

Westbrook se erigió como el líder indiscutible dentro del equipo de Oklahoma City y respondió de la misma manera, con una temporada de estadísticas mágicas.

Pero sobre todo mostró un gran liderazgo en los momentos decisivos de cada partido con la anotación de los puntos claves que permitieron al equipo conseguir la victoria.

En su discurso de aceptación del premio, Westbrook evocó todo el apoyo recibido de su familia, y el respaldo que la administración del Thunder le brindó cuando quedó como la gran figura del equipo; de sus compañeros, elogió la forma en que le permitieron convertirse en el mejor jugador de la liga.

‘Sin la fe que ustedes depositaron en mí, nada de esto habría sucedido', apuntó.

Westbrook se convirtió de igual forma en el primer jugador que gana el MVP desde 1981 cuando se los dieron al pívot Moses Malone, de los Rockets, sin que el equipo hubiese logrado 50 triunfos, ya que Oklahoma ganó 47 juegos en la temporada.

El flamante MVP apunta ahora hacia la nueva campaña, donde Oklahoma pugnará por un buen jugador que le acompañe en la producción ofensiva y la defensa.