Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Más Deportes

Kipchoge: una marca, dudas e historia

Su tiempo de una hora 59 minutos y 40 segundos rompió la barrera de las dos horas para los 42 km y 195 metros, pero tendrá que correr en condiciones aceptables por la IAFF para validar el registro

Kipchoge__una_marca_dudas_e_historia-0
Eliud Kipchoge, feliz tras bajar las dos horas en los 42 kilómetros y 195 metros.Christian Bruna | EFE

Eliud Kipchoge es sin dudas el mejor corredor de los 42 kilómetros y 195 metros en el mundo; su tiempo de una hora 59 minutos, 40 segundos y dos décimas destrozó una barrera que, hasta ese momento, ningún ser humano había podido superar.

Sin embargo, el registro que el corredor de Kenia logró el sábado último sencillamente “no existe”.

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) confirmó que Kipchoge corrió un evento “no reconocido” por la organización, en el que no se establecieron “los controles mínimos de calidad” para que la marca fuera reconocida como “mundial”.

Las razones

El reto Ineos 1:59 Challenge se celebró en Viena, Austria, contando con el respaldo de la firma de calzados deportivos estadounidense Nike.

Se trató de un evento publicitado exclusivamente por la posibilidad de que Kipchoge pudiera romper, como en efecto sucedió, la barrera de las dos horas en la distancia de la maratón (42 kilómetros y 195 metros).

La prueba contó con una serie de elementos “adicionales”, que produjeron una condición “ideal” para que Kipchoge pudiera cumplir con la ruptura de la marca.

No hubo controles antidopaje posteriores a la carrera, y por no ser un evento avalado por la IAAF, no hubo forma de certificar elementos básicos como: velocidad del viento (a favor o en contra del corredor), legalidad del recorrido y condiciones de la superficie de carrera (asfalto o concreto).

Además, un total de 41 corredores se turnaron durante el recorrido, acompañando a Kipchoge en una especie de “formación de flecha”, que lo protegió del viento.

Por si fuera poco, Kipchoge corrió detrás de un vehículo de la organización del evento, el cual además de llevar cámaras para la transmisión de la carrera, marcaba el ritmo que debía llevarse para romper la marca.

Otro detalle: el circuito que corrió Kipchoge fue completamente llano, imperativo para mantener un ritmo sostenido. Pese todos estos elementos, el registro de Eliud Kipchoge para los 42 kilómetros y 195 ha sido mundialmente aclamado.

“He puesto mi cabeza y mi corazón en correr el maratón en menos de dos horas con el fin de hacer historia y de enviar a todo el mundo el mensaje de que ningún ser humano tiene límites”, dijo tras la hazaña el keniano de 34 años.