Temas Especiales

02 de Jun de 2023

Más Deportes

Árbitros, en un punto de quiebre por el respeto

El tensiómetro con el arbitraje ha ido subiendo de tono. En Inglaterra, un ensayo piloto ha incorporado a la indumentaria de los árbitros las cámaras corporales ('bodycam') en las categorías de base, con el fin de reducir el abuso

Árbitros, en un punto de quiebre por el respeto
293 árbitros en Inglaterra señalaron en una encuesta haber sido abusados físicamente por jugadores, entrenadores, gerentes deportivos y espectadores.@FA

La percepción general del fútbol profesional es la de una actividad millonaria con ligas que ofrecen una cartelera atractiva plagada de jugadores brillantes y relevantes, al igual que de una alta competitividad, pero hay un elemento fundamental en su dinámica deportiva que está atravesando por un periodo álgido de transición: el arbitraje.

Es cierto que el primer nivel de los campeonatos europeos mantiene un crecimiento económico continuo alcanzando cifras que se superan temporada tras temporada o torneo tras torneo; los grandes clubes pujan por obtener cada vez una mayor tajada en un mercado en el que no solo se posiciona la inversión europea, también la estadounidense (como en la Premier League), y particularmente la presencia indiscutible de capitales árabes.

También es cierto que el tensiómetro con el arbitraje ha ido subiendo de tono amenazando a que, en cualquier momento pueda romperse, llevando a un episodio que genere o empañe el juego con un suceso indeseable. La presión permanente de los jugadores sobre el cuerpo arbitral, decisiones arbitrales polémicas, criterios dispares en la utilización de la tecnología VAR, escándalos internacionales de pago a árbitros, etc., han enrarecido el ambiente.

Para muestra dos perlas recientes. En Inglaterra el fin de semana, durante el encuentro entre Liverpool y Arsenal, el juez de línea Constantine Hatzidakis dio un codazo al jugador Robertson, que parecía involuntario, lo cual ha provocado una investigación. Y en España, el llamado “caso Negreira” que puso al descubierto el pago de 7,3 millones de euros entre 2001 y 2018, por parte del FC Barcelona, a José María Enríquez Negreira quien fungiera como vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), por unos servicios de asesoría aún no esclarecidos, tiene agitadas las aguas.

Árbitros, en un punto de quiebre por el respeto
Este primer piloto se ha implementado por la FA (The Football Association, el órgano que rige el fútbol en Inglaterra), en las ligas del fútbol base de Middlesbrough, Liverpool, Worcester y Essex.@FA

Cada semana o en cada jornada futbolística se realzan situaciones que cuestionan la actuación de los árbitros, es una profesión en el ojo del huracán a la que si se le quiere ver solo el lado opaco no es difícil enumerarle antecedentes condenables y presentes cuestionables, aunque con ello se desconocería que también en su historia han existido y hay buenos árbitros. ¿Sería el fútbol mejor si se disputara sin árbitros? No creo, los buenos árbitros han contribuido al engrandecimiento del fútbol.

'Bodycam' para descomprimir el ambiente

La presión que están recibiendo los árbitros durante el transcurso de un partido ha pasado de ser un tema de debate a asumirse adoptando algunas medidas que ayuden a evaluar con información fiable lo que sucede en el campo de juego entre el cuerpo arbitral, los jugadores, entrenadores, cuerpo técnico y espectadores, más allá de lo consignado en los informes pospartido, de las imágenes transmitidas por televisión o de los comentarios una vez concluidos los partidos.

Inglaterra, el país inventor del fútbol moderno que se preciaba anteriormente de representar una cultura en la que el respeto a los árbitros se consideraba tácito para todos los involucrados, comienza a preocuparse por la pérdida de este en las categorías de base, un virus que podría repercutir con manifestaciones reprobables en las categorías superiores.

Árbitros, en un punto de quiebre por el respeto
La Asociación Internacional de Fútbol (IFAB), el ente que vela por el cumplimiento de las reglas que rigen este deporte, le dio el visto bueno a la FA. De resultar exitoso podría extenderse a otras ligas.Shutterstock

Para procurar contenerlo, han incorporado a los árbitros cámaras corporales (bodycam) en cuatro ligas base del fútbol inglés, con el propósito de conocer y entender mejor lo que sucede en el campo y dar a los árbitros una herramienta que los haga sentirse apoyados para reducir el abuso al que suelen estar expuestos durante un partido.

El ensayo, que podría rebasar los límites del territorio inglés para convertirse en un referente internacional, está en marcha desde el pasado 18 de febrero. Este primer piloto pasó a utilizarse, al ser aprobado por la FA (The Football Association, el órgano que rige el fútbol en Inglaterra), en las ligas de Middlesbrough, Liverpool, Worcester y Essex.

Con esta decisión, la FA atendía de inmediato las quejas de la mayoría de los 900 árbitros ingleses que expresaron a través de una encuesta realizada por BBC Radio 5 Live, el haber sido abusados por jugadores, entrenadores, gerentes de equipos y espectadores. Entre los abusos, algunos señalaron haber recibido puñetazos, cabezazos y escupitajos.

La Asociación Internacional de Fútbol (IFAB), el ente que vela por el cumplimiento de las reglas que rigen este deporte, le dio el visto bueno a la FA para la implementación de las bodycam, que de resultar exitoso podría extenderse a otras ligas en las próximas temporadas.

Al anunciar Mark Bullingham, director ejecutivo de la FA, su introducción en febrero, expresó en un comunicado: “Los árbitros son el alma de nuestro juego y agradecemos a la IFAB por su apoyo al permitirnos llevar a cabo esta nueva prueba de bodycam de base, la primera de su naturaleza a nivel mundial”.

La semana pasada, en una evaluación de sus casi dos meses de implementación con unos 100 árbitros de base, Daniel Meeson, jefe de arbitraje de la FA, le dijo a BBC Radio 5 Live que hasta el momento la prueba ha sido un éxito entre ellos por su función “disuasiva”, señalando: “Los primeros signos son positivos; los árbitros se sienten más confiados, tranquilos, protegidos, más seguros. Los árbitros nos dicen que algunos jugadores echaron un segundo vistazo, vieron la cámara corporal e hicieron una broma como, 'Oh, será mejor que no discuta con el árbitro, he visto la cámara corporal”.

Las cámaras corporales que se han implementado no graban todo el partido; tienen un sistema de captura que permite que, si un árbitro está o siente que están abusando, puede presionarla y esta grabará el incidente. Los datos se cargan en la nube y quedan encriptados; no pueden acceder a ellos ni los árbitros ni nadie más, solo las autoridades de la FA, para usarlas en audiencias disciplinarias para respaldar el informe arbitral. Esta fase de implementación no ha incluido el registro del comportamiento de los espectadores por lo costoso del sistema utilizado, aunque está contemplado a futuro.

A la IFAB llegan anualmente diversas propuestas en relación con el arbitraje, tanto para canalizar los reclamos de los futbolistas, como para que la afición tenga clara la interpretación que se hizo al tomar una decisión o determinar una sanción. Algunas abogan que, por ejemplo, para evitar los tumultos que se generan entorno al árbitro con jugadores de ambos equipos argumentando, cuestionándole, respirándole casi en la nuca, se imponga que solo el capitán de cada equipo esté autorizado a dirigirse directamente a él, so pena para los infractores de una multa automática.

Hay en Europa incluso una corriente de opinión que propone facilitar que a los árbitros de primera división se les permita participar en una conferencia de prensa pospartido para exponer los criterios utilizados, si el encuentro lo requiere por la trascendencia que tuvo su intervención en el mismo evento. Del buen arbitraje depende el equilibrio, la imparcialidad y las decisiones justas que recoge el reglamento del fútbol en su espíritu, para garantizar la recta competencia entre equipos, sean grandes y/o chicos. La tecnología se presenta como una herramienta valiosa para apoyarse aunque el factor humano sigue siendo determinante en las decisiones.