Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Economía

Combustible caro

El precio del barril ha bajado hasta ponerse al nivel que tenía en marzo de este año: $105 por barril, sin embargo el diesel en ese ento...

El precio del barril ha bajado hasta ponerse al nivel que tenía en marzo de este año: $105 por barril, sin embargo el diesel en ese entonces estaba en $3.75 y ahora está a $3.82.

Esta falta de correspondencia entre la conducta del precio del crudo y la del precio de los combustibles responde a distorsiones en el mercado internacional, desfases entre la oferta y demanda a nivel de producción de crudo, otros desfases a nivel de refinamiento, etc. Todos estos hacen que el precio de paridad no vaya de la mano con el precio del crudo, pero también se debe a fallas en nuestro mercado doméstico que responden a políticas equivocadas que deben ser corregidas.

El Decreto 36 de 2003 que crea las zonas de importación prácticamente sustituyó un monopolio de la Refinería de Texaco en ese tiempo por un oligopolio controlado por las transnacionales petroleras las cuales al estar integradas verticalmente, participando en la producción, refinamiento, distribución y comercialización tienen incidencia y control parcial del mercado. El precitado decreto entroniza ese oligopolio al inhibir la entrada de nuevos agentes económicos para competir en el mercado. Debe derogarse dicho decreto, no meramente matizarlo como se hizo recientemente y sustituirse por una legislación que realmente libere este mercado a la competencia.

Los convenios de concordato existentes entre las estaciones de bombeo y estas transnacionales también inhiben la entrada de nuevos competidores ya que el mercado está comprometido por lo menos en un 50% por estos acuerdos que obligan a comprar exclusivamente a determinadas compañías. Debe haber un entendimiento para liberar a las estaciones de que puedan comprarle a quien les de el mejor precio.

Independientemente de lo que no podemos controlar en el mercado internacional, aquí presento dos medidas concretas que tendrían efecto inmediato para disminuir las distorsiones domésticas que impiden que podamos tener un mercado de hidrocarburos más competitivo y que esto redunde en mejores precios para los panameños.

Se ha dicho que tenemos el combustible más barato de la región, sin embargo no se menciona que los demás países tienen impuestos mucho más altos, por lo que eliminando la variable del impuesto realmente nosotros tenemos un combustible más caro en muchos casos.

Algunos dicen que el precio del combustible no afecta a toda la población, pero se soslaya el impacto que tiene el precio del diesel en la producción agrícola e industrial, el impacto del combustible en los costos de comercialización y transporte, por eso el precio del combustible incide de manera grave y directa en el costo de vida.

Por todo lo anterior el Estado debe considerar el carácter estratégico del mercado de hidrocarburos y tomar las medidas pertinentes para hacer que este funcione más eficientemente en beneficio de la productividad de nuestra economía y de la disminución del costo de la vida de los panameños.