Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Economía

Juegos de azar crecen un 22.1%

PANAMÁ. De enero a agosto de este año las actividades de esparcimiento generaron un comercio de 731 millones de dólares, lo que represe...

PANAMÁ. De enero a agosto de este año las actividades de esparcimiento generaron un comercio de 731 millones de dólares, lo que representa un incremento de 132. 1 millones de dólares si se compara con los 598. 9 millones de dólares registrados en el mismo período de 2007, de acuerdo con cifras de la Contraloría General de la República.

El incremento del 22.1% que presenta la actividad es encabezado por las máquinas tragamonedas tipo “A” que representaron en este período 504.3 millones de dólares, seguido de los sorteos de la Lotería Nacional de Beneficiencia que generaron 325.4 millones de dólares.

Las mesas de juegos y las apuestas en el hipódromo sumaron otros 183.1 y 20 millones de dólares respectivamente.

Una actividad en ascenso

Mes por mes, la industria del entretenimiento presentó un incremento sostenido. En enero los sectores que componen esta actividad generaron 90.5 millones de dólares. Para febrero, la cuantía bajó a 86.5 millones de dólares, pero en marzo recuperó terreno y cerró en 93.4 millones de dólares. En los siguientes cinco meses los números han aumentado hasta llegar a los 94.6 millones de dólares en agosto.

Todo indica que las apuestas en 2008 sobrepasarán los mil millones de dólares. Tanto los extranjeros como los locales han apostado por mes unos 90 millones de dólares, según la Contraloría.

Para Raúl Cortizo Cohen, secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos (JCJ), el turismo de apuesta que se viene dando en Panamá ha beneficiado a la industria.

“Al país vienen turistas europeos, asiáticos y norteamericanos atraídos por el sistema de juego local y estos ha repuntado las finanzas de las salas de juegos”, afirmó Cohen.

Pero el funcionario no es el único que alaba el sector. El año pasado el Consejo de Entes Reguladores de los Juegos de Suerte y Azar de la región, reunidos en el país concluyeron que Panamá posee la tercera industria de casinos más organizada y desarrollada de Latinoamérica superada solo por Argentina y Puerto Rico.

Pero en este negocio todos ganan. El Estado en los primeros ocho meses del año ha recibido más de 16 millones de dólares.

Los juegos de ocio brindan una empleomanía de 3,500 puestos de trabajo y 4,000 plazas más de forma indirecta repartidos en 15 casinos completos y 27 salas de máquinas tragamonedas tipo A.

El mal de la ludopatía

“Sólo una moneda más”, dice el jugador que a través de una máquina tragamonedas busca superar una bancarrota, pero en un último esfuerzo saca dinero de donde no tiene, e invierte en una vaga esperanza que quizás le resolverá de un golpe todo lo que ha perdido y quizás ganar algo más.

Esta escena es la que viven miles de ludópatas (adictos a los juegos de azar) en Panamá. La bonanza económica que muestra la industria tiene efectos colaterales y Panamá no escapa de este mal, explica el sociólogo Raúl Leis. Para el especialista los casinos se han convertido en una fuga de dinero, sobre todo para los que menos dinero devengan convirtiéndose en un problema social que afecta principalmente a las familias.

Para Leis, el asunto se agrava porque el Estado no ha atacado el problema. No existe una política para enfrentar está situación destacó.