06 de Dic de 2022

Economía

Urgan entre la correspondencia

PANAMÁ. Perder las preferencias arancelarias con la Comisión Europea (CE) dejará pérdidas millonarias a los productores y al Estado pan...

PANAMÁ. Perder las preferencias arancelarias con la Comisión Europea (CE) dejará pérdidas millonarias a los productores y al Estado panameño. En esto coinciden tantos funcionarios del gobierno como representantes del sector privado.

Pero este “desliz”, además de las pérdidas monetarias, deja al descubierto la manera como se manejó este caso comercial que involucra principalmente al embajador de Panamá en Bélgica, Pablo Garrido Araúz, y al Ministerio de Comercio e Industria (MICI).

Cartas que han circulado en los medios de comunicación revelan que se esperó hasta el último día de plazo (31 de octubre) para enviar la solicitud de extensión de los incentivos especiales del Sistema Generalizado de Preferencias Arancelarias (GSP - PLUS, por sus siglas en inglés).

Al menos así lo refleja una carta redactada en inglés y enviada a la CE firmada por la ex ministra de Comercio, Carmen Gisela Vergara, con fecha del 31 de octubre, en donde se dejó claro que “Panamá estaba interesada en aplicar la GSP - PLUS que comienza el primero de enero y culmina en diciembre de 2011”.

BUSCAN CULPABLES

A causa de este descuido, en los últimos días, se ha desatado un revuelo dentro del MICI, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Embajada de Panamá en Bélgica, a tal punto, que se está investigando toda la correspondencia, los registros de entrada y salida de fax y hasta los correos electrónicos, dijo una fuente de la Cancillería a La Estrella.

“Existe una cadena de omisiones en este caso. Por tal motivo se decidió iniciar una investigación en todas las entidades involucradas para descubrir quién o quiénes son los responsables de este gran problema”, dijo la fuente.

El MICI, por ser la entidad que debe velar por el comercio panameño no se escapa. Ayer en un comunicado la entidad confirma que se encuentra realizando “las investigaciones pertinentes al caso a fin de deslindar responsabilidades y tomar las acciones administrativas correspondientes”.

El MICI también reconoce el intercambio de correos electrónicos remitidos los días 1 y 12 de septiembre por la representación de Panamá ante la Comisión Europea, con sede en Costa Rica, en los que se advierte de la necesidad de tomar medidas para la renovación de las preferencias antes del 31 de octubre.

Y es que las cartas no faltaron. Existe una firmada por Jorge Eduardo Ruiz Villarreal, encargado de negocios de la Embajada de Panamá en Bruselas (mientras Araúz estaba de vacaciones) fechada el 28 de agosto de 2008, pero según la misma fuente de la Cancillería “esta carta llegó el 6 de noviembre de 2008”.

Hasta el 31 de diciembre de 2008 los productos panameños tienen preferencia y a partir del 1 de enero de 2009 cada producto asumirá un arancel que oscila entre el 10% y el 20%.

Los más perjudicados son los exportadores de mariscos que a partir de 2009 deberán asumir el arancel más alto, 20%.