26 de Feb de 2020

Economía

Se autoabastece de energía solar

AMÉRICA ECONOMÍA. Cada día, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, la tienda de la cadena de autoservicios mexicana Bodega Aurr...

AMÉRICA ECONOMÍA. Cada día, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, la tienda de la cadena de autoservicios mexicana Bodega Aurrerá en Aguascalientes mira al sol.

Entre esas horas, el 95% de la energía que requiere la obtiene de celdas fotovoltaicas ubicadas en parte de la techumbre del establecimiento, lo cual, según cálculos de su matriz, Wal-Mart de México, cubre el 20% de los requerimientos de energía de la tienda a lo largo de todo el año.

Este es el primer proyecto de energía solar que realiza Wal-Mart a gran escala y sus favorables resultados han dado pie a que durante este año la firma inaugure una de sus tiendas Sam’s en Cola de Ballena, en el estado de Baja California, con iguales características.

“México es una zona privilegiada en radiación solar”, explica Juan Andrés Ruiz, subdirector de sustentabilidad y eficiencia energética de Wal-Mart. De hecho, tanto Aguascalientes como Baja California son de los mejores lugares por la cantidad de rayos de sol que reciben durante el año.

Ambos proyectos los realiza Wal-Mart en conjunto con la firma de servicios ambientales G3, que, apoyada por el fondo de capital mexicano Water Capital, provee de la infraestructura y tecnología que requiere la implementación de suministro de energía solar.

“Es un esquema de autoabastecimiento, según las limitantes legales en México, y lo que vendemos es la operación y el mantenimiento del sistema”, dice Miguel Nieto, director general de G3.

A su vez, el uso de esta fuente alternativa de energía impide la emisión de 140 toneladas de dióxido de carbono al año, ya que se evita la quema de combustible para su generación.

Según esta empresa, el proyecto de celdas fotovoltaicas de Bodegas Aurrerá tuvo un costo aproximado de 2 millones de dólares. “Es una de las tecnologías más caras”, dice Ruiz. “Sin embargo, nosotros estamos tratando de explorar hacia el futuro y que pueda ser una fuente potencial de utilidad”, añadió.

Para el especialista en temas sustentables, todavía falta un mayor apoyo de parte del gobierno con incentivos como beneficios fiscales que permiten hacer estos proyectos más rentables.

“Ahora todo el esfuerzo es privado, pero todo parece indicar que los gobiernos de muchos países van a tener que tomar esto en sus manos para ponerlo más al alcance de las empresas”, agrega el ejecutivo de Wal-Mart.

Obviamente este proyecto depende de la intensidad del sol para poder funcionar y por eso hay días y horas en que esta energía natural es más potente que otros.

Y a mayor cantidad de celdas “paneles policristalinos”, también mayor opción de captar más rayos.

En el caso de Bodegas Aurrerá en una de las porciones del techo que fueron tapizadas “la que mira hacia el sur” se instalaron 1,056 paneles.

Las celdas captan los rayos solares y generan directamente la energía, como si fueran una batería. Ésta se convierte a través de unos inversores en la energía alterna que será la que se use en el establecimiento. “Estos dispositivos se sincronizan con la red e inyectan la energía en el tablero general para usarla en lo que se requiera”, explica Ruiz, de Wal-Mart, la compañía minorista estadounidense más grande el mundo.