Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Economía

‘El futuro ya está aquí’

ESPAÑA. Las películas de ciencia ficción se equivocaron. Pasó el año 2000 y nada. Casi 2010 y tampoco. Ni utilizamos aeronaves para ...

ESPAÑA. Las películas de ciencia ficción se equivocaron. Pasó el año 2000 y nada. Casi 2010 y tampoco. Ni utilizamos aeronaves para transportarnos, ni usamos monos plateados, ni comemos pastillas. El futuro es otra cosa. Así lo han descrito un conjunto de visionarios al más puro estilo Bill Gates en las jornadas realizadas por la Fundación Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI), adscrita al Ministerio de Industria, y celebradas en Madrid el pasado jueves.

Gurús del automóvil, la alimentación, los medios de comunicación y la economía vaticinaron lo que pasará de aquí a pocos años.

Si Gates acertó al pronosticar que todo el mundo estaría conectado a través de internet y que por ello, sería rentable crear un software accesible, Peter Maskaus, un ingeniero alemán, que trabajó cinco años en Porsche y ocho en Mercedes, podría ser el nuevo Henry Ford de la automoción.

Su empresa, Acabion, ( www.acabion.com ) ha creado un velocípedo, que funciona únicamente con electricidad y recorre 500 kilómetros/hora, explica Maskaus.

Por el momento sólo está disponible de forma exclusiva para actividades deportivas. Su precio lo hace inaccesible para la mayoría de los mortales (804,795 dólares), sin embargo, Maskaus pretende que determinados gobiernos, entre ellos el suizo, alemán y el español, apoyen su proyecto y subvencionen un transporte que podría solucionar muchos problemas de tráfico.

Los precios de los velocípido bajarían a 30,000 euros y recorrería 400 km/hora.

Maskaus ha dedicado 32 años de su vida al desarrollo de este modelo. Desde su punto de vista, la evolución del coche apenas ha variado desde el carro tirado por caballos.

“La carcasa es igual, formada por varios viajeros delante y otros detrás, sólo ha cambiado el motor por el caballo”, afirma. El coche-torpedo, como lo llama, puede llevar desde dos a nueve personas y resulta 10 veces más eficiente que los de ahora.

Pero su gran sueño no es sólo este coche, sino las vías especiales —túneles o aeroautopistas— que podrían construirse en el futuro para conectar ciudades tan alejadas. ©ELPAIS.SL.