12 de Ago de 2022

Economía

Confirman ‘boom’ sin planificación

PANAMÁ. El sector inmobiliario aprendió la lección. Ahora sabe que para ingresar con éxito a las grandes ligas de los bienes raíces ne...

PANAMÁ. El sector inmobiliario aprendió la lección. Ahora sabe que para ingresar con éxito a las grandes ligas de los bienes raíces necesita planificación, algo de lo que hasta ahora se ha carecido.

El presidente de la Asociación de Panameña de Corredores de Bienes Raíces -ACOBIR-, Osvaldo Marchena, asegura que es necesario contar con un plan de desarrollo en donde se establezca la ruta a seguir y detalla que el mismo debe ser elaborado con la participación de todos los sectores.

Y es que según el dirigente el siguiente paso de Panamá en materia inmobiliaria será competir con países como Singapur y ciudades como Nueva York, si lo que se quiere es convertir al país en sede de empresas multinacionales.

José Gabriel Montenegro, consultor y director comercial de House, concuerda con Marchena y señala que es imperativo contar con un plan de desarrollo, “porque la planificación será un factor determinante para lograr un crecimiento sostenido del sector”.

Montenegro sostiene que durante el último “boom” hubo mucha improvisación, “cada uno construyó lo que quiso y donde quiso sin ningún estudio del mercado”.

Y como muestra detalló que en los últimos dos años se construyeron 263,711 metros cuadrados de oficinas clase A, un 110.4% más de lo existente anteriormente, lo que provocó que se incrementará en un 10% la desocupación.

De acuerdo con Montenegro, además de la llegada de los retirados de Canadá y Estados Unidos, la crisis política de Venezuela permitió que los niveles de improvisaciones no registraran un efecto negativo. Y es que se estima que unos 3 mil venezolanos adquirieron propiedades inmobiliarias en Panamá. El mercado inmobiliario local empieza a estabilizarse y aunque aún quedan puntos en la ciudad para seguir desarrollando proyectos, como es el caso de las áreas revertidas, se empiezan a abrir nuevos polos de desarrollo como en los sectores Este y Oeste de la provincia de Panamá.

Megaproyectos como la ampliación del Canal, el Metro y la instalación de sede de multinacionales hacen prever a los promotores que los tiempos buenos aún no terminan.

Pero, lo cierto es que el mercado inmobiliario se encuentra en un periodo de reacomodo.

Aunque las ventas han bajado, los precios se mantienen estables, destaca Rodrigo Archilla, gerente técnico de galería inmobiliaria, una firma dedicada al análisis del mercado.

Archilla detalla que no se puede hablar de crisis, ya que “se está vendiendo más de lo se construye” y eso está permitiendo que el mercado se depure. Las ventas han pasado de 16 mil unidades al año a 7 mil 656.

El economista Rubén Lachman, considera que el sector inmobiliario tiene mucho para crecer, representa el 50% de lo que constituye el Canal para el país, pero tiene irremediablemente que planificarse. A la fecha, el sector sigue basando su estrategia de promoción en la posición geográfica de Panamá, el clima, el estilo de vida y la seguridad. Además se respalda la implementación de un modelo similar al de Singapur donde operan 6 mil transnacionales y esperan que al país lleguen unas mil en los próximos años, ya hay 26.

Todos los señalamientos fueron expuestos ayer en el foro inmobiliario, “El futuro de la Industria Inmobiliaria en Panamá”, organizado por la ACOBIR.