Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Economía

Banca emergente, oportunidad panameña

La condición de centro financiero internacional de América Latina le dará a Panamá en los próximos cinco años la oportunidad de recibir ...

La condición de centro financiero internacional de América Latina le dará a Panamá en los próximos cinco años la oportunidad de recibir a las instituciones que surgan y lleguen con la globalización bancaria de países emergentes como China, India o Brasil.

La oportunidad la avizoró Jaime Rivera, presidente del Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex) en amplia entrevista con La Estrella en su oficina en esta capital en la que reconoció la posibilidad que ha surgido frente a la retirada de la región y de otras partes del mundo de gran parte de los bancos globales de las potencias tradicionales.

El diálogo con el banquero de origen guatemalteco permitió conocer también sobre la realidad de Bladex, institución que ha sobrevivido a otras crisis y se ha reenfocado desde sus bases.

¿QUÉ OPORTUNIDADES RECONOCE PARA PANAMÁ EN ESTE MOMENTO?

La globalización de la banca de los países emergentes representa una gran oportunidad. En este oasis se ha reducido el número de bancos internacionales, porque muchas de estas entidades dejaron de tener ese carácter. China, India y Brasil no tienen bancos globales como países como Estados Unidos, Holanda o España, y los gobiernos de esos países están llegando a la conclusión que tienen que fomentar la globalización de esas instituciones financieras, y lo van a hacer. La puerta de entrada lógica a América Latina para los bancos de las potencias emergentes es Panamá. Esto sería para bancos asiáticos, para bancos latinoamericanos, y no me extrañaría que eventualmente empezarán a llegar los bancos de Oriente Medio, que tienen muy poca presencia en América Latina, y porque no los conocen.

¿QUÉ OPORTUNIDADES PODRÍA GENERAR LA PRESENCIA DE NUEVOS BANCOS GLOBALES?

Para Panamá representaría más empleo, la transferencia de tecnología, más escala. Mientras mayor sea el número de bancos en Panamá, la escala del centro financiero a nivel internacional aumenta. Va a ser muy bueno si Panamá se convierte en un centro en donde los bancos no se puedan dar el lujo de no estar.

¿QUÉ NOVEDADES HA HABIDO EN EL BANCO TRAS HABER REACCIONADO HACE UNOS AÑOS ANTE EL IMPACTO DE LA CRISIS FINANCIERA EN ARGENTINA?

Desde 2004, el banco se ha enfocado más en el comercio exterior. Hemos pasado de ser una institución cuyo 80% de la actividad era bancaria, a ser un banco 60% de empresas. Hoy financiamos directamente empresas de México, de Río Grande, Monterrey y Cambo de Hornos de forma directa, y lo hacemos como complemento a los bancos locales. No competimos directamente con ellos, sino que complementamos sus actividades. El compromiso con el comercio de América Latina ha permanecido incólume, pero ciertamente la forma de nuestro modelo ha cambiado. Ahora somos un balance de clientes institucionales y empresas. Hemos generado ingresos y nos hemos diversificado de tal forma que hoy somos uno de los bancos mejor capitalizados de América Latina, sino el mejor capitalizado. Compramos y vendemos bonos de países y empresas que conocemos, y eso ha resultado bastante rentable para nosotros. Hemos establecido también una actividad de gestión de activos, una subsidiaria que manejamos desde Nueva York.

¿DE QUÉ MANERA LES HA IMPACTADO LA CRISIS?

Hasta septiembre del año pasado veníamos creciendo en alrededor de 15% por año, y llegamos a tener una cartera de comercio exterior de alrededor de 4,000 millones de dólares. Estabamos desembolsando entre 2,000 y 4,000 millones de dólares por trimestre. A partir del 15 de septiembre pasado la situacón cambió sustancialmente. Al caer el nivel del comercio exterior ha caído también nuestra actividad y nuestra cartera de préstamos cayó en alrededor de 1,000 millones de dólares, y eso es sólo este trimestre. El último que anunciamos públicamente mostró por primera vez cierta estabilidad.

¿QUÉ MEDIDAS TOMARON EN ESTA COYUNTURA?

Decidimos reducir nuestras exposiciones a sectores que sabíamos que iban a tener problemas de crédito, para tener menos riesgo. No tuvimos problemas de liquidez ni problemas de capital. No tuvimos ninguno de los problemas de los que se ha quejado la banca internacional, y la razón es porque es tradición nuestra tomar riesgos pero de forma ponderada.

¿CUÁLES SON SUS EXPECTATIVA DE CRECIMIENTO PARA 2010?

Hemos siempre crecido a un ritmo que ha ido tres o cuatro veces el ritmo de crecimiento de las economías en América Latina. Si el año entrante América Latina crece a tres o cuatro por ciento, nosotros deberíamos crecer de nuevo entre 10% y 12%. Crecer más implica tomar riesgos.

¿QUÉ RUMBO SEGUIRÁ EL BANCO?

Se mantiene el corazón de la línea. El compromiso con el negocio con América Central, y eso no va a cambiar. Creemos que a partir de la crisis financiera el entorno competitivo de la región ha cambiado muy a nuestro favor. Las grandes instituciones que competían contra nosotros han tenido problemas en casa y han tenido que retirarse de América Latina, y eso nos ha dejado la cancha bastante más libre; ya eso representa una oportunidad. Segundo, como resultado de la crisis, muchas empresas latinoamericanas han decidido que tienen que internacionalizarse y no sólo dedicarse al mercado doméstico, sino también a las exportaciones. Decidieron además que no sólo van a exportar a Estados Unidos, sino a otros países latinoamericanos. Tenemos enormes ventajas competitivas, porque conocemos América Latina bien. Bladex tiene un uno de los mejores equipos de negociación bancaria internacional de América Latina. Nos ha tomado cuatro años armar el equipo y ponerlo a trabajar así.

¿EN QUÉ OTRAS ÁREAS PUEDE HABER OPORTUNIDADES?

Puede ser en campos como los de alimentos, energía, y minería, en algunos países. El negocio con los bancos continua siendo importante.

¿QUÉ RELEVANCIA HA TENIDO ASIA PARA BLADEX?

Hace unos años no teníamos un sólo un centavo de Asia, hoy es nuestra principal fuente de recursos, en general de China. Por eso pasamos con tranquilidad la crisis pasada. Hemos logrado acercarnos más al Banco de Desarrollo chino y afinando la forma de hacer negocios.

Ahora tenemos fondeo de accionistas de los bancos centrales latinoamericanos, de los corresponsales europeos, de los estadounidenses y de los americanos, y ahora de los corresponsales asiáticos. No habíamos hecho emisiones de bonos en América latina. Ahora iniciamos una en Perú y probablemente hagamos otra en Perú y en otros países. Tenemos fondo interbancario de México. Eso ha ayudado a pasar relativamente bien las dificultades.

JAIME RIVERA, QUIEN NO OCULTÓ DURANTE LA ENTREVISTA SU INTERÉS POR LA FOTOGRAFÍA, DESTACÓ EL ACUERDO DE PRÉSTAMO SINDICADO POR 100 MILLONES DE DÓLARES RECIENTEMENTE ESTRUCTURADO POR LA ENTIDAD QUE REPRESENTA CON MIZUHO CORPORATE BANK Y CHINA DEVELOPMEN BANK CORPORATION, DE CHINA. EL COMPROMISO A DOS AÑOS Y SIN GARANTÍAS, REPRESENTA EL PRIMER ACUERDO DE ESTE TIPO PACTADO POR UNA INSTITUCIÓN FINANCIERA DE AMÉRICA LATINA, Y FORTALECE A ASIA COMO FUENTE DE RECURSOS DEL BANCO.