Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Economía

Día del productor panameño

Producir alimentos bajo condiciones adversas, con pronósticos climatológicos negativos, con plagas y enfermedades amenazando con atacar ...

Producir alimentos bajo condiciones adversas, con pronósticos climatológicos negativos, con plagas y enfermedades amenazando con atacar los cultivos, y aún así nada los hace retroceder de sus aspiraciones de seguir cultivando, es lo que nos hace sentir agradecidos con todos esos hombres y mujeres del campo.

Ser productor es mucho más que una profesión, es un compromiso con la gente, es un compromiso con el pueblo, con la seguridad nacional, con la seguridad social, y más aún es un compromiso con el futuro de un país.

Ese sacrifico que realizan los hombres y mujeres del campo, les dignifica diariamente y el homenaje que se les rinde en este mes, debiera ser parte del día a día del quehacer nacional, pues la responsabilidad que ellos asumen de producir alimentos para el pueblo, no tiene punto de comparación con ninguna otra actividad, excepto de aquella que busca garantizar la disponibilidad y calidad del agua que consumimos y de la que se dedica a preservar la salud humana.

Es incomprensible que todavía en este país, veamos actitudes negativas e incluso hasta discriminatorias contra los productores, a quienes en vez de ver como ciudadanos de primera categoría, pareciera ser que los ubican en una categoría inferior, a quienes no es necesario consultar, e incluso les miran con poco respeto por tener las manos sucias por labrar la tierra o por limpiar sus corrales.

Esos hombres de cara curtida, manos recias y duras, ásperas del duro trabajo, quienes junto a sus mujeres, agachan el “lomo” duramente desde que Dios amanece para ver sus cultivos, para limpiar sus corrales, para alimentar a sus animales, y adentrarse en las faenas diarias de la producción, son los que nos hacen sentir orgullosos de ser parte de ese sector rural, al que algunos mal llaman “campesinos”, sí señores, campesinos interioranos con mucho orgullo!.

Pero este trabajo no lo realizan solos esos “campesinos interioranos”, pues hay detrás de ellos un equipo de profesionales agrícolas y de médicos veterinarios que le brinda asesoría, ya sea de manera directa desde las agencias gubernamentales o bien desde las casas comerciales, buscando siempre que ellos (los productores) mejoren sus niveles de producción y eleven su productividad. Esos profesionales del sector, agrónomos y veterinarios, merecen también nuestro reconocimiento, pues ellos son parte fundamental de este esfuerzo diario por garantizar la seguridad alimentaria de este país.

Ojalá, algún gobierno en el futuro tome la decisión de elevar a “agenda de Estado” el tema de seguridad alimentaria, y se trace un proyecto de consenso nacional con una política agropecuaria que sobrepase las ideologías y que anteponga los intereses del país, sobre los de cualquier partido, gobierno, grupo social e individuos. Amigos productores, profesionales del Agro y médicos veterinarios, nuestras más sinceras felicitaciones, pues ustedes son los verdaderos héroes que día a día hacen el milagro de producir los alimentos que nuestro pueblo necesita. ¡Felicitaciones!