18 de Oct de 2021

Economía

Variaciones del combustible

El 6 de abril la oficina que administra la información de energía del Gobierno de los Estados Unidos publicó sus predicciones en cuanto ...

El 6 de abril la oficina que administra la información de energía del Gobierno de los Estados Unidos publicó sus predicciones en cuanto a precios de combustibles durante el próximo verano en el hemisferio norte. El mismo comprende los meses de abril hasta septiembre. Se pronostica que el precio de la gasolina regular alcance un incremento de aproximadamente cincuenta centavos de dólar por encima del promedio del año pasado. Es decir, llegaría a costar $2.92 por galón en los Estados Unidos. Esto nos lleva a concluir que los precios en la República de Panamá no van a ser menores de tres balboas durante ese mismo período. Afortunadamente existe capacidad de procesamiento en las refinerías para suplir la demanda actual. Hago la salvedad de que estos estimados se dan asumiendo que no se confronten dificultades en las facilidades de refinación de petróleo instaladas y tampoco ningún suceso geopolítico que altere el suministro de materia prima para producir combustibles. En Panamá se han dado seis incrementos consecutivos, siendo el último la semana pasada. Y basado en lo arriba descrito, no parece existir mucha esperanza en que el costo del combustible se vea disminuido en los meses venideros. Panamá no produce un galón de combustible refinado. Tampoco existe ningún pozo petrolero ni de gas natural que esté siendo explotado en este momento. Hay indicios de formaciones geológicas que parecen indicar existencia de petróleo. No obstante, nada en concreto aún. Los estudios que se han hecho no reflejan una cantidad suficiente de reservas en nuestro territorio como para que justifique una operación de extracción que sea rentable y atractiva para posibles inversionistas. Por tal razón Panamá depende de los vaivenes del mercado. Dependemos del suministro de países que refinan y también de los que suplen la materia prima: petróleo crudo. Además tenemos un consumo tan pequeño, aproximadamente de 50 mil barriles por día que no es siquiera un punto de apoyo para poder negociar mejores condiciones en cuanto a precio. Esto impacta directamente en la cantidad de importadores al territorio nacional. En la actualidad solo hay dos. El consumo de los Estados Unidos es de 20 millones de barriles por día. Esto equivale al 37% del planeta. Por tal razón no es justo compararnos con los precios de los norteamericanos. Debo añadir que ellos tienen la mayor cantidad de refinerías del continente. El precio del crudo la semana pasada se mantuvo en los 85 dólares por barril de manera consistente. Ha reflejado pequeñas variaciones pero no ha bajado de 84 dólares. La demanda mundial permanece en crecimiento, especialmente para el combustible diesel tanto en Norteamérica, China, India y Latinoamérica. La economía en EEUU pareciera recuperarse y debe caer el nivel de desempleo gradualmente. Todo esto incrementará el consumo de combustibles. Aún con el nuevo proyecto del presidente Obama de explorar y explotar en el territorio estadounidense no esperemos una rebaja en precios.