18 de Oct de 2021

Economía

Camaroneros optimistas

PANAMÁ. Nuevamente el camarón que se sirve en los mejores cócteles del mundo podría ser panameño. Esto debido a que Estados Unidos decid...

PANAMÁ. Nuevamente el camarón que se sirve en los mejores cócteles del mundo podría ser panameño. Esto debido a que Estados Unidos decidió en marzo retirar las certificaciones a la flota de barcos camaroneros de México, situación que podría ser aprovechada por los exportadores locales.

El origen del veto que afectará a 8,600 trabajadores mexicanos se debe a que las embarcaciones de ese país no cuentan con el Dispositivo Excluidor de Tortugas (DET), omisión que llevó a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) además del Departamento de Estado a decretar el veto.

En primera instancia, la decisión de Estados Unidos favorece a los camaroneros panameños a quienes se les abre la oportunidad de que el crustáceo sea vendido a mejores precios toda vez que al existir menos camarones en el mercado y una demanda similar a la del año pasado, el valor del producto aumentará de precio.

Durante el mes de abril de este año, la libra de camarón blanco 16/20 congelado (tamaño mediano) procedente de Centro y Sudamérica se vendió a través de la Bolsa de Nueva York en $5.75, según publica en su página web el medio de comunicación especializado en productos del mar “Shrimp News International”.

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo de la Contraloría General de la República indican que de enero a diciembre del año pasado, Panamá exportó a Estados Unidos tres millones 411 mil 747 kilos netos de camarón blanco, representando un valor FOB de 24 millones 27 mil 960 dólares.

Adicionalmente, según cifras de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), desde el año 2008, el área de producción a nivel nacional se ha mantenido constante en 9,741.48 hectáreas. Ver recuadro anexo: Producción de camarones en Panamá.

HABLAN LOS EXPORTADORES

Para el presidente de la Asociación de Productores, Procesadores y Exportadores de Productos del Mar (APPEXMAR), Valerio de Sanctis, el efecto inmediato que recibirá el camarón blanco panameño en Estados Unidos es el aumento de su precio (el cual no se atrevió a pronosticar).

Sin embargo, el productor se mostró prudente al comentar que lo ocurrido en México “no es para alegrarse, pues Estados Unidos no sancionó a una empresa si no a todo un país”.

Para evitarlo, la ARAP no debe descuidar los controles de vigilancia establecidos desde 2005 que incluye el dispositivo DET.

NATURALEZA

La gerente de la empresa exportadora B & L Export and Services, S.A., Rosa Recarey, espera que la naturaleza sea “benevolente” y les permita capturar más camarones este año y de esta manera aumentar la comercialización del crustáceo.

En tanto, Diana Araúz, directora general de la ARAP, explicó que el país se encuentra en constante vigilancia, y por ello la próxima semana estará presentando un informe de seguimiento y cumplimiento del uso del DET ante el agregado comercial de Estados Unidos en Panamá.

En febrero de este año la publicación Seafood Source informó que las importaciones de camarón el año pasado a Estados Unidos cayeron en 2.5% de las mil 200 millones de libras registradas en el año 2008, según estadísticas de la National Marine Fisheries Service.

Tailandia, por varios años el principal proveedor de camarón, incrementó sus exportaciones en 5.1%, a más de 424 millones de libras.

Las importaciones de camarón provenientes de China disminuyeron en 4%, a 44.8 millones de libras el año pasado.

En general, las importaciones de alimentos de origen acuático a Estados Unidos se redujeron en 1% en el 2009.