Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Economía

Claves del éxito en Internet

CHILE. A pesar de que contamos con varias cuentas de e-mail , subimos nuestras fotos a álbumes online y ostentamos un récord de usuarios...

CHILE. A pesar de que contamos con varias cuentas de e-mail , subimos nuestras fotos a álbumes online y ostentamos un récord de usuarios en redes sociales, Internet sigue siendo una dimensión desconocida.

Sin embargo, los más visionarios han logrado comprender que Internet no es sólo una plataforma para compartir información, sino también para hacer negocios.

Y en un contexto como el de hoy, el mundo de la web se vuelve aún más atractivo dadas las pocas barreras de entrada (capital de trabajo, costos de inventario, etc.), la apertura a mercados internacionales y seguramente también la posibilidad de poner a prueba tu espíritu emprendedor y tu creatividad con ideas nuevas y rentables.

Jim Ballentine, director general de Google para Chile, comparte 7 claves para emprender un negocio en Internet y navegar sin miedo a hundirse:

LA IDEA

En Internet, al igual que en la vida, la base de cualquier buen negocio es una buena idea. Y buena no necesariamente significa distinta o creativa, sino una propuesta de valor real para personas reales. Internet es un canal con un alcance sin precedentes, pero no debemos olvidar que interactuamos con personas de carne y hueso que tienen necesidades e intereses legítimos.

Debemos concentrarnos en crear esa propuesta que satisfaga una necesidad real y pensar en cómo la puedo multiplicar a escala, utilizando todas las herramientas que hoy nos brinda la web como el correo electrónico, los documentos compartidos, las plataformas de comunicación y mensajería, la publicidad, las herramientas de medición, etc.

EL SITIO WEB

Una vez definida la idea, tenemos que plantearnos cuál va a ser el objetivo de nuestro sitio web dado que éste no es un fin en sí mismo, sino un medio para un fin y ese fin es nuestro negocio.

Debemos pensarlo en función de los clientes, proveedores, distribuidores y demás componentes de la cadena de valor.

Y funciona de la misma manera que un comercio: no lo abrimos sin pensar en el stock que vamos a tener o el público que nos va a comprar.

Este enfoque nos asegura que el sitio pueda ejecutar bien las operaciones que necesitemos. Igualmente importante es que el sitio web sea funcional, es decir, que sea fácil de navegar y con rápido y claro acceso a las secciones más importantes del mismo (por ejemplo: "contáctenos", "carrito de compras").

Es fundamental plantear preguntas como: ¿Qué es lo que el usuario está buscando? ¿Qué espera encontrar en mi sitio? ¿Qué información es relevante para este cometido?

LOS INGRESOS

No es recomendable crear un sitio web y luego ver cómo generar ingresos a partir de él. Existen distintas formas de generar ingresos a partir de un sitio web pero esta decisión debe nacer junto a la idea original.

Las alternativas que tenemos son: a) ofrecer productos y servicios, b) generar contenidos relevantes y monetizar el sitio a partir de la publicidad. La estrategia publicitaria dependerá del modelo de negocio definido.

Si definimos comercializar productos o servicios vía web (caso a) debemos pensar en cómo cobraremos por esos productos o servicios (si es a través de la web o si la compra finalizará offline ).

TRÁFICO

Una variable que está directamente asociada al éxito de nuestro negocio online es la cantidad de visitantes y usuarios que tenga. ¿Cómo atraerlos y ser encontrado por ellos en la inmensidad de la red?

Aquí los buscadores como Google cumplen un rol clave.

Para atraer potenciales clientes podemos utilizar plataformas de publicidad online como Google AdWords para promocionar nuestro sitio tanto en buscadores como en la red de contenidos.

EL ALCANCE

En Internet nuestro negocio no tiene fronteras. Pensemos que un negocio virtual es como un negocio físico en tanto ambos tienen un espacio donde están los productos o servicios ofrecidos. La diferencia es que en un comercio dependemos del espacio y del tránsito que pase por ese lugar, no pudiendo influir mucho sobre esta variable: nuestro negocio siempre tendrá un espacio y estará ubicado en una zona con determinado tráfico/público y alcance.

En Internet, en cambio, el tráfico lo hacemos nosotros y trasciende geografías y espacios. Por eso es importante no restringirnos a determinada geografía (idioma, usos y costumbres, hábitos de consumo) sino pensar “a lo grande”.

PRUEBA Y ERROR

Una de las grandes ventajas que permite Internet es la posibilidad de “probar” y “experimentar” a bajo costo o a costo cero en comparación con el mundo offline o físico.

Si bien es conveniente pensar en un enfoque integrado, Internet nos permite probar nuevas cosas con una mínima inversión de presupuesto y logística. Por ejemplo, podemos probar distintas páginas de destino para saber cuál es más atractiva para el usuario y finalmente cuál genera más conversiones. En el mundo físico sería como tener dos vidrieras para ver cuál es la más atractiva y que logra que más clientes visiten nuestra tienda.

¡MEDIR, MEDIR Y MEDIR!

Si hay algo que diferencia a Internet de los demás medios de comunicación es su capacidad continua de tener como medirse.

Con herramientas simples y gratuitas podemos conocer con datos objetivos cuáles son las fortalezas y debilidades de nuestro sitio a partir del comportamiento de los usuarios.

Podemos conocer qué contenidos funcionan mejor, qué páginas son más leídas, qué productos o servicios son los más visitados, de dónde provienen las visitas, etc.

Google Analytics es una plataforma de medición de acceso gratuito. Primero tienes que darlo de alta para que el sistema pueda interpretar lo que pasa en tu sitio (www.google.cl/analytics