Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Economía

Poseer el número tendrá sus reglas

PANAMÁ. Los registros que lleva la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) revelan que en todo el país hay alrededor de 5 millones de...

PANAMÁ. Los registros que lleva la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) revelan que en todo el país hay alrededor de 5 millones de líneas telefónicas de celulares. Sí, así como lo ve, casi el doble de la población total panameña.

Con esta cantidad de líneas de celulares, la portabilidad númerica o el derecho a mantener el mismo número al cambiar de proveedor podría convertirse en un claro desorden; no obstante, la institución se prepara para reglamentar el derecho que tendrán todos los clientes de telefonía móvil que en su mayoría poseen teléfonos con mecanismo prepago.

Aunque no hay un documento que muestre cuáles son los pasos por seguir para mantener el número telefónico, ya se conoce de las intenciones por regular los cambios de operadores.

En tal caso, la ASEP evalúa que el salto que un cliente haga de un proveedor a otro por primera vez será totalmente gratuito; sin embargo, se estudia la posibilidad de establecer un costo cuando un cliente tome la decisión por segunda o tercera vez.

A 36 CENTAVOS

La Estrella conoció que el precio sería significativo, por ejemplo, de 36 centavos anuales que serían cobrados tanto en los recibos de las líneas postpago como en el saldo de las tarjetas prepagadas.

La institución, que apenas el jueves recibió cuatro propuestas para adquirir los equipos tecnológicos que permitirán ordenar una base de datos de usuarios de telefonía, se dispone a establecer las reglas una vez se conozca el desenlace del acto público, porque se espera que la portabilidad númerica tenga vigencia los primeros meses del año 2011.

Para Giovani Fletcher, del Instituto Panameño de Derechos del Consumidor (Ipadecu), la portabilidad numérica traerá beneficios ‘totales’ hacia los clientes, quienes ahora no se sentirán amarrados a quedarse con un proveedor, sino que tienen libertad para cambiarse.

Fletcher apoya el que los usuarios que decidan cambiarse más de una vez por año, paguen una cuota significativa, pero le parece injusto que a las personas que no tienen intención de hacer cambios también se les pretenda cobrar. El asunto debe ser regulado por la ASEP antes que culmine el año.