Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Economía

Pasos concretos hacia el Cruce del Atlántico

PANAMÁ. El próximo viernes 22 de octubre, la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) recibirá un informe completo sobr...

PANAMÁ. El próximo viernes 22 de octubre, la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) recibirá un informe completo sobre las alternativas más factibles para construir un paso vehicular en el extremo Atlántico del Canal, obra necesaria tras la ampliación de la vía interoceánica.

Con este estudio, desarrollado por el consorcio europeo URS-COWI —ganador en febrero pasado de la licitación para llevar a cabo dicha investigación— los miembros de la Junta Directiva podrán hacer las evaluaciones y decidir cuál es la opción más conveniente.

Jorge Quijano, vicepresidente Ejecutivo del Departamento de Ingeniería y Administración de Programas de la ACP, explicó a La Estrella que el documento incluirá las especificaciones de las opciones que se considerarán, estimados de sus costos de construcción y de mantenimiento, un aproximado del tiempo que podría tomar hacerlas realidad y recomendaciones para cada propuesta, entre otros detalles.

Estas gestiones de la ACP se basan en el artículo 3 de la Ley 28 del 17 de julio de 2006 sobre la ampliación, cuyo artículo 3 dispone que, debido a la construcción del tercer juego de esclusas, la Autoridad deberá desarrollar los estudios necesarios para identificar la opción más conveniente, a fin de establecer un cruce vehicular, ya sea puente o túnel, en el extremo Atlántico del Canal de Panamá.

La norma describe, igualmente, que ‘la construcción de este cruce vehicular deberá iniciarse, a más tardar, inmediatamente después de concluido el tercer juego de esclusas, y el costo de la obra deberá ser cubierto por la Autoridad del Canal de Panamá’.

OPCIONES

En un estudio de prefactibilidad ambiental sobre el cruce, realizado por la ACP en 2003, podrían ser tres las opciones posibles para establecer el cruce.

Un túnel de Este a Oeste, pasando por debajo del cauce del Canal, con un largo aproximado de 2 mil 585 metros, dos vías de acceso y puentes de conexión sobre la vía Bolívar y Gatún.

Un puente soportado por cables, que va de Este a Oeste con un largo de 950 metros, dos proyecciones o segmentos de concreto soportados por columnas, vías de acceso y puentes de conexión sobre la vía Bolívar y Gatún.

Y un transbordador que operaría desde el muelle existente de Mindi, en el lado Este del Canal, hasta una infraestructura que se construiría a manera de muelle, el lado Oeste.

Sin embargo, aunque todo parece indicar que la elección se centrará entre un túnel o un puente, las autoridades de la ACP esperan las recomendaciones actualizadas de URS-COWI para poder realizar una obra eficiente y duradera en términos de tiempo.

‘Pese a que es un poco difícil determinar qué tanto desarrollo logre la Costa Baja Atlántica en los próximos años, nosotros queremos invertir en una obra que tenga, por lo menos, entre 50 y 70 años de vida útil para poder manejar el tráfico posible’, afirma el ingeniero Quijano.

Es importante resaltar que el costo del cruce permanente, calculado en aproximadamente 250 millones de dólares, no provendrá de los 5 mil 250 millones de dólares estimados para las obras de ampliación del Canal ya previstos, sino que se derivará de un presupuesto aparte que asumirá la ACP como parte de su responsabilidad social con los residentes y visitantes de la Costa Abajo colonense.

Actualmente, para trasladarse desde y hacia el área, se debe atravesar un puente levadizo de una sola vía que se construyó sobre la cámara inferior de las esclusas de Gatún, estructura que sólo se puede transitar cuando no pasan buques, lo que ocasiona filas y demoras.

GANANDO TIEMPO

Según Quijano, ‘el plan de la ACP es cumplir con lo que dice la Ley 28 y, de ser posible, mejorar las pautas de tiempo’.

La Ley indica que el cruce vehicular ‘deberá iniciarse, a más tardar, inmediatamente después de concluido el tercer juego de esclusas’; es decir, en 2014. Sin embargo, el proceso que demanda una obra de tal envergadura se ha iniciado temprano para garantizar la calidad.

‘Todo esto lo pudimos hacer en 2013, comenzar entonces a estudiar las opciones para decidir en 2014 y poner la primera piedra el día siguiente de terminada la ampliación. Pero esa no es la idea porque queremos hacer las cosas bien y ello no nos daría tiempo de evaluar todas las alternativas pausadamente y lanzar licitaciones competitivas’, subrayó el ingeniero Quijano.

Según proyecciones, el proceso para cristalizar la obra, desde la entrega del informe de URS-COWI, hasta la construcción, podría tomar unos 50 meses. Siendo así, el nuevo puente o túnel estaría listo a fines de 2015 o a inicios de 2016.