Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Economía

Bajan cultivos y suben los precios

PANAMÁ. ‘Ser eficiente ya no basta’, así piensan varios arroceros quienes no lograron ganancias con la venta del grano cosechado durante...

PANAMÁ. ‘Ser eficiente ya no basta’, así piensan varios arroceros quienes no lograron ganancias con la venta del grano cosechado durante el año agrícola 2011-2012.

Este año los molineros de arroz le pagaron a los productores por el quintal del grano húmedo y sucio entre 16 a 19.50 dólares, mientras que el año pasado ofrecieron por la misma cantidad hasta 24 dólares para luego pilarlo.

No obstante, este año el precio de los derivados del petróleo provocó que el valor de los insumos agropecuarios registraran un alza de hasta el 25%, elevando el costo de producción de una hectárea de arroz bajo riego a los $2,200 y a la hectárea de arroz en secano a $2,000.

Durante el año agrícola 2011 - 2012 a nivel nacional se sembraron aproximadamente 61 mil hectáreas.

Héctor Ortega, arrocero de la región de Tonosí, provincia de Los Santos, considera que debido al aumento del costo de producción el quintal se debió vender mínimo en $23 para poder percibir algún margen de ganancia o utilidad.

‘A diferencia de años anteriores, la eficiencia de algunos productores aumentó, pero la paga no compensó ese esfuerzo’, agregó Ortega, quien espera que la situación mejore.

Por su parte, Alexander Araúz, ex presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (APACH), dijo que debido al alto costo de producción ‘hubo productores que normalmente contaban con 10 hectáreas y tuvieron que bajar a siete para poder cubrir el costo de los insumos que requiere cada hectárea’.

Pero lo más trágico para Araúz es el problema de la especulación. Según el arrocero, para el precio que pagaron los molineros la libra en los supermercados, abarroterías y tiendas debe estar por el orden de los 47 a 52 centavos; sin embargo, eso no ocurre, pues el consumidor final está pagando de 55 a 60 centavos por esa libra, lo que no es justo con el productor, pues entonces se les debió pagar $24 por el quintal en campo.