Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Economía

Sudamérica domina mercado de la soja

BUENOS AIRES. Los campos de soja se extienden en las fértiles llanuras de Brasil, Argentina y Paraguay, con una cosecha 2013 que batió r...

BUENOS AIRES. Los campos de soja se extienden en las fértiles llanuras de Brasil, Argentina y Paraguay, con una cosecha 2013 que batió récords para responder a la demanda en fuerte alza de China y Europa.

Con más de 81 millones de toneladas, Brasil igualó este año la producción de Estados Unidos, pionero de la soja, cuya última cosecha se vio afectada por la sequía, según datos del departamento estadounidense de Agricultura (USDA).

‘Lo que trae beneficios es que la soja tiene el valor nutritivo de la carne pero es un vegetal, y trasladado a la hectárea, es la proteína más barata para producir’, señala Marc-Henry André, autor del libro ‘Argentina, Brasil, nuevo E Dorado del agronegocio’ al explicar la fiebre del oro verde.

La cotización de la soja en la Bolsa de Chicago no cesa de aumentar, consolidando a la región entre Brasil-Argentina-Paraguay, como primera potencia mundial de la soja.

‘Hasta aquí la oferta ha aumentado fuertemente, pero la demanda creció aún más que la oferta, lo que explica que el precio de la tonelada de soja aumentó de 100 dólares a principio de los años 2000 a más de 500 en la actualidad’, destacó el economista argentino Luciano Cohan.

China importa porotos de soja (60 millones de toneladas en 2012/2013 y prevé 70 millones para 2013/2014) que luego transforma en aceite o en harina, mientras que Europa compra sobre todo harina de soja para su cría industrial de pollo, cerdos y bovinos.

Para el agrónomo francés, Marcel Mazoyer, ‘si el mundo sigue desarrollándose a este ritmo, seguramente, la demanda de carne va a aumentar. Las necesidades de soja deben aumentar más rápido que la población para poder afrontar esta demanda de carne.’

Para Brasil, el cuarto productor mundial de soja del mundo, el dilema será talar o no parte de la Amazonia para aumentar el área de cultivo.