Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Economía

EEUU optimista pero no llega a un acuerdo

PANAMÁ. A pesar del optimismo en los mercados internacionales no hay avances concretos sobre el tema de la deuda en Estados Unidos.

PANAMÁ. A pesar del optimismo en los mercados internacionales no hay avances concretos sobre el tema de la deuda en Estados Unidos.

Faltan seis días para que Estados Unidos pague sus deudas, sin embargo aún no hay un acuerdo definitivo entre republicanos y demócratas sobre qué hacer con las finanzas del país.

La economía mundial está en peligro. Pero el consenso entre los analistas es que la solución está cerca. Este optimismo es tan contagioso que las bolsas internacionales registraron aumentos récord ayer.

El costo, sin embargo, de la indecisión es alto. Se estima que desde el cierre parcial de la administración, Estados Unidos pierde más de $300 millones al día. Esto quiere decir que ha perdido $3,000 millones en los últimos 10 días.

En esa línea se manifestó el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew. ‘Déjenme ser claro. Tratar de ajustar el límite de la deuda al último momento puede ser muy peligroso. Si el Congreso no actúa y los Estados Unidos no puede pagar sus cuentas, las repercusiones serán serias’.

El problema no es solo extender el plazo de la deuda. Aunque Estados Unidos tome una decisión a tiempo todavía están en juego los servicios de seguridad social, educación y el trabajo de más de 800,000 personas.

‘¿Cómo puede el gobierno estadounidense decidir ayudar a nuestros niños con comida o cumplir nuestras obligaciones con los proveedores de Medicare?’, agregó Lew. ‘No hay manera de saber el daño irrevocable que una decisión así tendría en nuestra economía y mercados financieros’.

VOCES INTERNACIONALES

La presión sobre Obama y el Senado no proviene solo desde dentro del país.

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, dijo en la reunión anual de líderes financieros organizada junto al Banco Mundial que ‘Estados Unidos debe poner en orden su política fiscal’.

América Latina también está preocupada. El ministro de Finanzas de Chile, Felipe Larraín, dijo que de materializarse un cese de pagos en Estados Unidos, afectaría las relaciones comerciales con otros países, una depreciación importante del dólar y un aumento de las tasas de interés de acuerdo a la agencia de noticias AP.

Sus homólogos de la Alianza del Pacífico, un bloque compuesto por 4 de las economías más poderosas de América Latina, también expresaron su preocupación.

De hecho, los ministros de Finanzas del continente americano realizaron una petición a Jacob Lew (secretario del Tesoro) para que compartiera los detalles de su política monetaria y así permitir a la región prepararse de forma adecuada para los cambios.