Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Economía

Salario mínimo no resuelve problema

PANAMÁ. Unos 280 mil trabajadores del sector privado esperan un incremento del salario mínimo en diciembre, mes en que el gobierno deber...

PANAMÁ. Unos 280 mil trabajadores del sector privado esperan un incremento del salario mínimo en diciembre, mes en que el gobierno debería anunciar la decisión final, se pongan o no de acuerdo los trabajadores y empleadores en la negociación.

Los trabajadores con salario mínimo representan el 35% de los empleados del sector privado.

PODER ADQUISITIVO

En los últimos años, los ajustes del salario mínimo se han esfumado debido a la inflación. De acuerdo con la última Carta Económica elaborada por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE), durante el gobierno del presidente Martín Torrijos el salario mínimo se incrementó en $56 en la Región 1, y durante los tres primeros años de la administración de Ricardo Martinelli, en $106. Esos ajustes, sin embargo, se han diluido por el alto costo de la vida.

Por ejemplo, del 2005 a agosto del 2013, la canasta básica de alimentos se incrementó en $129.

Según cálculos de la APEDE, el costo de la canasta básica sube $2 cada mes. Considerando este hecho, la organización empresarial estima que al final de los dos años de vigencia del salario mínimo actual, el costo de la canasta de alimentos habrá aumentado aproximadamente $47.

PRODUCTIVIDAD, LA CLAVE

Para el gremio empresarial, el aumento de la productividad laboral es la única manera de incrementar la auténtica riqueza nacional. Sin un aumento de la productividad, todos los incrementos de salarios se traducirán en mayor inflación, advierte.

La Carta Economía revela que la productividad laboral (Producto Interno Bruto/Ocupados) está creciendo menos que la economía. Durante el 2006 al 2012, la productividad aumentó en un promedio anual de 5.3%, mientras que la economía en un 9%. Durante este periodo, la tasa de crecimiento de la economía fue casi el doble que el de la productividad laboral. Esto significa que hay otros factores que inciden más sobre el auge económico que la propia productividad laboral, señala el reporte.

HAY QUE PARAR LA EXPANSIÓN DEL GASTO PÚBLICO

Para aminorar el impacto de la inflación, el gremio empresarial propone también frenar la expansión apresurada del gasto público, por el impacto que el sobrecalentamiento económico produce sobre los precios.

‘Las autoridades no deben convertir un aumento del salario mínimo en un instrumento político para sumar preferencias electorales’, señala la Carta, refiriéndose al anuncio del presidente de la República, que realizará un fuerte aumento del salario mínimo sin que todavía se haya terminado la negociación en la mesa de diálogo entre trabajadores y empresarios.

APEDE advierte que el ajuste del salario mínimo debe considerar la vulnerabilidad de algunas actividades económicas, que no tienen la capacidad de pagar fuertes aumentos salariales. Se refiere a empresas pequeñas y actividades con pocas capacidades económicas para afrontar fuertes aumentos.