Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Economía

Fernando Aramburú P. y su perspectiva económica

Nos acercamos a las oficinas de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE). Allí nos recibió su presidente, Fernando Arambu...

Nos acercamos a las oficinas de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE). Allí nos recibió su presidente, Fernando Aramburú Porras, quien conversó durante dos horas con La Estrella. De tú a tú y sin ninguna pausa en la grabadora.

LA LEY DE RESPONSABILIDAD FISCAL Y SOCIAL HA SIDO TANTAS VECES MODIFICADA, QUE MUCHOS NO CONFÍAN QUE ESTA PUEDA CONTROLAR LOS NIVELES DE GASTO Y DEUDA PÚBLICA. ¿CÓMO PODEMOS HACER PARA CONTROLAR LA SITUACIÓN DE LAS FINANZAS PÚBLICAS ENTONCES?

Yo pienso que esa ley se hizo con el propósito de que hubiera una disciplina fiscal. En algunos años funcionó. Pero en los últimos años, ha habido indisciplina fiscal nuevamente. Yo creo que debemos volver al sistema que hemos tenido, y que nos dio buenos resultados, tener una ley que se cumpla. He observado que estos cambios continuos demuestran poca seriedad en el manejo fiscal y eso le quita credibilidad al país. Además se ha aumentado la deuda pública de forma desproporcional, al punto que estimamos que la misma, incluyendo los proyectos llave en mano, estará por arriba de los $20 mil millones cuando culmine el actual gobierno. La capacidad financiera del Estado en los próximos años va a depender un poco del crecimiento económico. Si seguimos con el mismo crecimiento económico va a haber dinero para invertir, pero si disminuye, puede haber estrechez financiera.

¿CREE USTED QUE EL PRÓXIMO GOBIERNO TENGA QUE REFORMAR LA LEY DE RESPONSABILIDAD FISCAL Y SOCIAL, POR LA SITUACIÓN FINANCIERA QUE ENCONTRARÁ?

Yo creo que debería limitarse a lo que ya se aprobó. Guste o no guste la nueva ley, la última reforma prevé una disminución gradual del déficit, y deberíamos tratar de ajustarnos. Por más que no la hizo el nuevo gobierno, pero debemos evitar estar cambiando esa ley constantemente. Esa sería mi recomendación.

EL MINISTERIO DE ECONOMÍA Y FINANZAS (MEF) PRESENTÓ UN DÉFICIT DEL SECTOR PÚBLICO NO FINANCIERO (SPNF) SUPERIOR A $1,300 MILLONES EN LOS PRIMEROS NUEVE MESES DEL AÑO. ¿CONSIDERA USTED QUE ES MUCHO DINERO?

Lo importante es el porcentaje del déficit con respecto al Producto Interno Bruto nominal (PIB). En el periodo que mencionas, el porcentaje superó el 3.2% del PIB, por encima inclusive de los límites permitidos por la Ley de Responsabilidad Fiscal. A pesar de que el límite se incrementó, los resultados superan lo permitido; es decir, se viola la ley.

Esto es muy grave. Dice el Ministro que no. Pero está por verse. Los gastos no van para abajo. Hemos visto que los ingresos crecieron en un porcentaje menor que los gastos. Además, hay una situación muy grave. Me refiero a que hubo también déficit primario en el balance fiscal (déficit antes del servicio de la deuda), y además se incrementó el mismo. Esto quiere decir que no tienen ni siquiera para pagar el servicio de la deuda.

No quiero ser alarmista, pero la situación se ha deteriorado, como lo hemos venido diciendo en APEDE desde el 2011. El gobierno debería ser más prudente, no se lo gasten todo.

EL GOBIERNO DICE QUE VAMOS BIEN, QUE LA DEUDA PÚBLICA Y EL DÉFICIT FISCAL SON MANEJABLES. ¿QUÉ PIENSA USTED?

De que es manejable es manejable. Pero si tú tiras un camión de cinco toneladas en una bajada empinada, el final depende del piloto y depende de la carga que lleve el camión. Lo que yo estoy diciendo es que dejemos las cuentas claras. Mostremos qué es lo que está realmente hasta la fecha. Cuánto es la deuda, cuántos son los proyectos llave en mano, y lo que se va a dejar. Hagamos un corte allí. Paren de estar contratando más cosas. Y la parte de las empresas que no contabilicen, bueno, ellas tienen su propia contabilidad, pero que muestren cuánto tienen de deuda. Tocumen, ETESA y las autopistas, que muestren cuánto es lo que queda. Y, con base en eso, que podamos sentarnos a hacer las proyecciones de la deuda pública y los ingresos futuros.

El gobierno anterior, no es por hablar bien o mal, dejó una cantidad de dinero importante en el Banco Nacional, una deuda manejable y compromisos por más de $150 millones (que fue la Cinta Costera 1). Entonces, este gobierno, ¿cuánto va a dejar? Ahora, se han hecho obras también, no podemos negarlo, pero se cuestionan los costos y los sobrecostos.

¿PIENSA USTED QUE LOS COMPROMISOS FINANCIEROS DE LOS PROYECTOS LLAVE EN MANO Y DE LAS ENTIDADES SEPARADAS AFECTARÁN LA CAPACIDAD FINANCIERA DE LA SIGUIENTE ADMINISTRACIÓN?

Definitivamente. Yo ya perdí la cuenta de los proyectos llave en mano. La última cifra que se publicó, creo que iba a dejar como $2 mil millones. Ya yo no sé realmente cuánto va. Porque todos los días anuncian un proyecto nuevo. Ahora acaban de anunciar que van a hacer la línea 2 del Metro. Es como si yo le dijera a usted mañana que le voy a hacer una casa nueva, pero no le digo que tiene que pagarla ni cuánto le va a costar. Este es el caso de la línea 2.

¿LOS COMPROMISOS FINANCIEROS DE ESTOS PROYECTOS DEBEN SUMARSE A LA DEUDA PÚBLICA DEL SECTOR PÚBLICO NO FINANCIERO?

Yo pienso que deben ser parte de la deuda pública. Es una deuda corriente. No es deuda a mediano o a largo plazo, son cuentas por pagar.

EL PRESIDENTE ACABA DE SUSPENDER EL AUMENTO DE LOS AVALÚOS EN LA CAPITAL, POR LAS PRESIONES DE LOS GREMIOS, ENTRE ELLOS LA APEDE. AHORA LAS AUTORIDADES DICEN QUE SOLO AUMENTARÁN EN LAS PLAYAS. ¿QUÉ PIENSA USTED?

No procede. Esa no es la forma de gobernar. Con todo respeto, señor Presidente, yo creo que primero, eso lo viene haciendo el MEF desde hace varios años. Entonces, creo que lo que procede es que el MEF evalúe la situación. Hay una nueva ley, previa consulta con los afectados, que están en este momento siendo representados por los gremios empresariales y la sociedad civil.

Nosotros en APEDE invitamos a tres expertos, y lo primero que nos dicen es que el impuesto inmueble es el más ‘inapropiado’, por no decir una palabra más fuerte. ¿Por qué? Porque es ciego. Es injusto. Porque no le interesa quién es la persona que paga.

Otra cosa, han fijado un valor comercial. En otras palabras, te quieren cobrar como si hubieras vendido tu casa, cuando no la has vendido.

El impuesto al inmueble, tú puedes estar quebrado, desempleado, viejo o recién casado, e igual te cobran. Tú estas limpio, millonario, te cobran igual. Es un impuesto que no guarda ninguna relación con la capacidad de pago. Creo que el gobierno entendió el mensaje. Esto iba a ser una revolución social a seis meses de elección. Lo que nos salvó fue la elección. La gente habló alto y claro. Y eso demuestra que cuando la gente habla, el gobierno, hay que reconocerle, que escucha.

EN EL ÚLTIMO INFORME DE LA APEDE, DICE QUE LOS TRABAJADORES PERDERÁN (ENTRE 2012 Y 2013), PODER ADQUISITIVO DE $50 PARA COMPRAR COMIDA. ¿CUÁNTO CREE USTED QUE HAY QUE AUMENTAR EL SALARIO MÍNIMO?

Nosotros pensamos que el salario mínimo es una distorsión de la economía, porque el salario debería estar en relación con la productividad. El salario mínimo es un paliativo. Favorece a unas 280 mil personas. Son pocos, si se considera que existe aproximadamente 1.5 millones de ocupados en todo el país y que la empresa privada cuenta con más de 800 mil empleados. Por lo tanto, el mismo cubre al 18% de la población ocupada. No cubre cerca del 40% del subempleo; es decir, no cubre a la gente que no está en la planilla. A esa gente ¿quién le paga salario, y a los campesinos y a los indígenas?

El salario mínimo no lo podemos ver como una solución. La solución verdadera debe ser aumentar la capacidad productiva.

¿OPTIMISTA O PESIMISTA DEL FUTURO DE PANAMÁ?

Optimista. Panamá es ‘la tierra prometida’, como lo dijo el Dr. Porras hace cien años, en su libro que se titulaba así.

Por ejemplo, todo el interior de Panamá, aún no ha sido desarrollado.

Lo que pasa es que estamos concentrados en el Canal, los servicios, el comercio, los puertos, la Zona Libre y la construcción.

Sin embargo, nos hemos olvidado del campo, que tiene mucho potencial. El potencial de nuestras costas también es otro ejemplo. En el tema logístico hay mucho por hacer también. En el tema turístico igual. Pero todo va a depender de la capacitación que les demos a nuestros jóvenes. Si les vamos a dar las herramientas suficientes para que ellos puedan defenderse. Lo que viene es una competencia globalizada. Las fronteras van a ir desapareciendo.