Temas Especiales

30 de May de 2020

Economía

Combate el estrés laboral

Para poder combatir el estrés laboral, la organización es fundamental. Aprende cómo hacerlo y a distribuir tu tiempo más efectivamente

Jaquecas reiteradas, fatiga crónica, desconcentración, ansiedad, irritabilidad, cansancio excesivo y falta de sueño son algunos de los síntomas de que hayas sufrido o estés padeciendo el llamado estrés laboral.

Este no es más que un conjunto de reacciones emocionales, cognitivas y fisiológicas del comportamiento del trabajador que denotan peligro o que son percibidas como amenazantes para la integridad individual.

En los últimos años, esta problemática es más frecuente, y va aumentando en nuestra sociedad, debido a que los tipos de trabajo han ido cambiando.

Unas de las principales causas de esta reacción son las malas decisiones, juicios erróneos y baja autoestima. Cuando las exigencias del ambiente laboral sobrepasan la capacidad de los empleados para controlarlas y que tienen que ver, principalmente, con el trabajo rutinario y exigente, la falta de tiempo, los ascensos injustos, el bajo salario, la falta de reconocimiento y la mala comunicación con los compañeros.

En muchas ocasiones se requiere de niveles moderados de un poco de estrés para ayudarte a hacer las cosas de manera más ágil, pero de igual forma es importante controlarlo y evitar cruzar el límite que puede causarte problemas no sólo en tu trabajo, sino en tu salud general.

Hay niveles muy bajos de estrés y están relacionados con desmotivación, conformismo y desinterés.

Lo mejor que puedes hacer cuando enfrentas un período de estrés en el trabajo es ponerle actitud positiva a todo lo que se relacione a él. Puede parecer tonto, pero si vas dispuesto y con expectativas alcanzables también irás más relajado y podrás disfrutar de lo que realmente te gusta.

Tomar pequeñas pausas también es muy útil. Esto dependerá mucho de cada trabajo y posición en la que te encuentres, pero, si es posible, lo ideal es tomar pequeños descansos.

Es perfectamente normal que un trabajo donde conviven muchas personas no todas sean de tu agrado. Si tu causa de estrés se debe a la mala relación con algún colega, lo mejor es despreocuparte. No dejes que esos asuntos te estresen y concéntrate en la gente del trabajo que sí vale la pena. Lo mejor que puedes hacer es no prestar atención y seguir con tus tareas, que es lo importante.

Para poder combatir el estrés laboral, la organización es fundamental. Aprende a organizar mejor tus tareas y a distribuir tu tiempo más efectivamente. Puedes hacer una lista de las cosas que tienes que hacer en el día o usar una agenda para recordar todo y distribuir mejor tus tareas.

Si tu trabajo te lo permite y tienes el tiempo necesario, sal a comer afuera. Es una excelente forma de cortar con el estrés y despejarte por un rato sin pensar en lo que tienes que hacer a continuación.

Todos lidiamos con estrés por trabajo acumulado o por presiones que nos tensionan y nos ponen nerviosos. Lo mejor es tratar de disminuir ese estrés, de buscar formas de relajarse y cortar con lo que a uno le preocupa.

No dejes que el estrés acabe contigo. Son muchas las actividades que puedes realizar para distraerte y eliminarlo. Ejemplo de ellas: Come sano, duerme lo suficiente, haz ejercicio, lee, evita llevarte preocupaciones a casa y organiza el trabajo de manera racional y realista.

Concéntrate en las tareas que te gustan y, si eres feliz en tu trabajo, de seguro podrás ver las cosas con mejor actitud.