Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Economía

Los ‘ninis’, el pandillerismo y el desarrollo

Una bomba de tiempo. 22 mil nuevos profesionales al año + 210 mil ‘ninis’, y sólo 1,788 empleos

La Panamá del ‘boom’ es un país de paradojas. En la segunda nación más rica de Latinoamérica, con 13 de los 15 rascacielos más altos de la región y casi dos teléfonos celulares por habitante, 3 de cada 5 ciudadanos son pobres y uno de cada cuatro trabajadores con empleos formales no puede alimentar a su familia porque sus ingresos mensuales están por debajo del costo de la canasta básica.

Su población joven es una bomba de tiempo. El 65% de quienes buscan trabajo en este país tiene menos de 30 años, pero estos jóvenes sólo obtienen uno de cada 28 nuevos empleos estables generados por la economía, y uno de cada cuatro de ellos no estudia ni trabaja (nini).

En contraste, representan el 54% de la población penitenciaria y el 60% de las 70 mil detenciones que efectúan nuestros organismos de seguridad todos los años.

Sólo el 38% de los jóvenes en edad escolar asiste a clases, y si bien el 64% de los estudiantes de clase media y alta, que culmina sus estudios secundarios e ingresa a la universidad antes de cumplir los 25 años, sólo el 5% de los pobres lo hace.

Entre el 2004 y 2009 la economía generó 15,700 plazas de trabajo estable para jóvenes cada año, pero a partir del 2009, son sólo 1,788, mientras que nuestras universidades gradúan a 22 mil profesionales anualmente, y a marzo de 2014, en Panamá habían 210 mil Ninis de 15 a 29 años. Matemática simple: 22 mil + 210 mil no caben en 1,788.

Entre el 2004 y 2007, el 26% de las nuevas plazas de trabajo estables agregadas a la economía benefició a jóvenes, porcentaje que disminuye casi a la mitad (14%) durante los 5 años posteriores (2007-2012), período en el cual el número de pandilleros activos aumentó en 441%, 23 veces más que la expansión del empleo.

Las empresas no están contratando a jóvenes para empleos estables, y éstos tampoco están durando en sus trabajos. La edad promedio del personal contratado en los últimos 5 años (2009-2014) es de 48 años (54 en hombres, 43 en mujeres) y su media de escolaridad 13.3 años aprobados, 2.1 años por encima del nivel de educación de la fuerza laboral panameña en el 2014 (11.2 años). El mercado laboral está demandando madurez y educación.

En la última década el tamaño de la economía se duplicó, pero también se duplicaron los homicidios y robos a mano armada, triplicaron los delitos, quintuplicaron los pandilleros y sextuplicaron los casos de violencia doméstica. Panamá vive los niveles de crecimiento económico, generación de empleo y alienación social más altos de su historia, a la vez.

La situación se agravará. La firma Nathan Associates, en su Informe Final a la Junta Directiva de la ACP en mayo 2012, con respecto al Impacto Económico de la Expansión del Canal, indicó que del 28 y 45% de los nuevos empleos a ser creados en la economía panameña entre el 2013 y 2025, requerirán la importación de mano de obra extranjera, lo cual ya viene sucediendo, y acentuará la exclusión juvenil del ámbito laboral.

Necesitamos reversar la alienación laboral de nuestros jóvenes humildes, creando oportunidades para que puedan generar ingresos dignos y sostenibles, de lo contrario, tendremos pandillerismo y delincuencia ‘para rato’.

ASESOR EMPRESARIAL