Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Cuarenta empresas extranjeras han dejado Argentina desde 2010

La mayoría de las empresas que han anunciado su retiro es del sector industrial

Cuarenta empresas de capital extranjero, mayormente de origen europeo, han decidido abandonar sus operaciones en Argentina desde 2010, según un informe privado difundido hoy.

De acuerdo a la consultora privada Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), de ese total, 17 firmas son europeas, nueve estadounidenses y seis de otros países de Latinoamérica

"El escenario de negocios en Argentina no es favorable a las empresas que operan en negocios transfronterizos", afirmó el director general de DNI, Marcelo Elizondo.

Según el informe, la inversión extranjera directa en Argentina cayó en 2013 un 13 % "mientras en todos los países del mundo creció 11 %, llegando a niveles anteriores a la crisis internacional de los últimos años".

Una manifestación de este fenómeno es, de acuerdo a la consultora, la "creciente partida" de empresas extranjeras que operan en Argentina y se van "desde que se inició la segunda década del siglo XXI".

El informe incluye en su nómina de empresas que han decidido retirarse del mercado argentino a firmas que han anunciado que interrumpen procesos de producción, que venden sus activos, que desmantelan plantas, que finalizan sus operaciones y a aquellas que están en proceso de cierran definitivo en el país.

"La salida de empresas extranjeras trae acaparado menos inversión, menos empleo, menos generación de bienes y servicios de calidad, menos exportaciones, menos oferta para consumidores, menos recaudación tributaria, una afectación de la reputación del país, y problemas en las cadenas de producción de bienes y servicios en la que se desenvolvían", advirtió Elizondo.

La mayoría de las empresas que han anunciado su retiro es del sector industrial. "La salida de empresas extranjeras es una muestra de problemas de competitividad, de ineficaz funcionamiento de instituciones, de desequilibrios económicos, de debilidad en los marcos regulatorios, de malas expectativas económicas, y contribuye (entre otros factores) a un decrecimiento de la economía argentina, que se agrava en los últimos meses", sostuvo Elizondo.