23 de Feb de 2020

Economía

Director de ingresos dice hay más de 6.000 expedientes pendientes

La DGI implementará las medidas necesarias para evacuar este trabajo atrasado y ponerse al día con los contribuyentes lo antes posible

Director de ingresos dice hay más de 6.000 expedientes pendientes 
Publio Cortés, director general de Ingresos.

El nuevo director general de Ingresos, Publio Cortés, denunció hoy que más de 6.000 expedientes, algunos de hace varios años, le dejó sin resolver la recién desaparecida Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (ANIP).

En un comunicado del Ministerio de Economía y Finanzas, Cortés agregó que solo en reclamaciones de devolución de impuestos de personas naturales y jurídicas encontró 1.165 expedientes que datan de 2012.  "La situación es tan caótica que hemos encontrado cajas en los pasillos con expedientes de peticiones diversas de los contribuyentes sin decidir, acumuladas por varios años", precisó Cortés.

Mas de 6.000 asuntos pendientes de firma adicionales se encontró el funcionario entre el despacho del director y del subdirector de la Dirección General de Ingresos (DGI).  "Algunos tienen años de atraso y eso es inaceptable.

Vamos a desarrollar unas jornadas especiales de descarga para resolver la excesiva morosidad heredada de la anterior administración.

La meta es poder rendir un buen servicio a los contribuyentes y para ello se trabajará con ahínco, si es necesario fijando horarios sabatinos", informó Cortés.

En las primeras semanas de administración, la DGI, con el apoyo de la Dirección de Auditoría Interna del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), evaluó la realidad sobre el atraso en miles de trámites de los contribuyentes.

La DGI implementará las medidas necesarias para evacuar este trabajo atrasado y ponerse al día con los contribuyentes lo antes posible.  "Son muchos años de atraso y de acumulación de trabajo, así que esto no se resolverá en pocos días, pero nuestro equipo ya está trabajando en la solución del problema", concluyó el funcionario.

La ANIP fue eliminada luego que la Corte Suprema de Justicia declaró la inconstitucionalidad total de la ley que la creó y puso en marcha en 2013.

Cortés también declaró insubsistente el contrato sobre la tercerización del cobro de impuestos morosos, del que se beneficiaba la empresa Cobranzas del Istmo, que cobró solo en comisiones más de 30 millones de dólares en la primera mitad de 2014, por lo que su gestión es sometida a auditoría.