Temas Especiales

24 de May de 2022

Economía

La ética en los negocios es más que rentabilidad y reputación

La puesta en práctica de una política ética ofrece ventajas competitivas y enorgullece a los colaboradores de una empresa.

La ética en los negocios es más que rentabilidad y reputación
La puesta en práctica de la ética empresarial debe empezar por el líder.

La s empresas no siempre quiebran por falta de recursos económicos, sino también por su comportamiento frente a los clientes, colaboradores, comunidad y el Estado. De allí surge la importancia de ‘implementar en el ADN de la compañía la ética en los negocios’, señaló el economista y abogado Felipe Coronel.

La implementación de una cultura ética empresarial no sólo mejora la productividad de la compañía, sino que además enaltece a los colaboradores, mejora la reputación y ofrece ventajas competitivas.

La puesta en práctica de un código ético permite mejorar el ambiente interno y externo de los colaboradores. ‘Los trabajadores se sienten orgullosos de trabajar para una compañía que tiene prácticas éticas’, comentó el economista.

Pero si se trata de rentabilidad económica, la cultura ética también tiene sus efectos. Un estudio de KPMG determinó que el 44% de la empresas que implementan prácticas éticas ven mejorada su productividad. Otro efecto de la ética en los negocios es que el valor compañía aumenta. Un estudio estadístico del Ethics Institute de New York señala que 6 de cada 10 casos de corrupción que se detecta en las empresas provienen del interior de la organización. ‘Si se cambia esto se tendrá mucho menos riesgo de soborno y de corrupción’, explicó Coronel.

La reputación también se afecta por la cultura ética empresarial. Los consumidores castigan a las compañías que no tienen un código ético. Un caso particular es uno ocurrido en Chile, en el cual un 37% de los consumidores castigó a una empresa por una conducta irresponsable.

La política de ética empresarial ofrece ventajas competitivas. Si eres una empresa ética, es mucho más fácil acceder al crédito de una institución financiera. Además, es más fácil abrir otros mercados porque un sin número de compañía comprometidas con prácticas anticorrupción que buscan socios que estén alineados bajo este mismo concepto.

Coronel busca desarrollar un proyecto de ética empresarial amparado en el décimo principio del Pacto Global de las Naciones Unidas, que establece que hay que implementar medidas contra todas las formas de corrupción, incluida la extorsión y la criminalidad.

El proyecto se desarrolla en seis etapas; sin embargo, inicialmente se trabajará en cuatro de ellas. La primera busca el compromiso de los líderes de la organización frente a la ética empresarial. Esta fase permite hacer un diagnóstico de líder de la organización: ¿tienes valores éticos?

La primera etapa está enfocada en el compromiso del líder de la organización porque los cambios en una organización vienen desde la cabeza de la misma y esto desencadena un efecto cascada en el resto de los colaboradores.

En esta primera etapa se busca, además, identificar cómo se encuentra la empresa, ¿qué tienes dentro de tu compañía? ¿Tienes un código de ética o no? ¿Tienes valores o principios definidos?, añadió Coronel.

La segunda etapa es identificar los riesgos, las oportunidades y los impactos de los negocios. En este espacio habría que diseñar un plan para mitigar los riesgos de una organización, si existen, detalla el autor del proyecto.

La tercera etapa está basada en diseñar un plan de cumplimiento ético para la compañía. Se elabora en función de las necesidades de la empresa, ‘es un traje a la medida de la empresa’, detalló el autor del proyecto. La cuarta etapa es la capacitación de los colaboradores.