Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Economía

La equidad de género en las Juntas Directivas

Contar con talento femenino en las Juntas Directivas es una tarea que mantienen pendiente muchos de los países de América Latina

En la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, celebrada del 17 al 20 de enero del presente año, se abordaron temas de importancia para la economía mundial, entre estos jugó un papel de gran importancia la participación y equidad de las mujeres en las Junta Directivas, tarea que aún muchos de los países de América Latina no han logrado superar.

El contar con talento femenino en las Juntas Directivas toma cada vez mayor relevancia para el desarrollo de una filosofía corporativa como tal. En el informe presentado en el Foro Económico Mundial se constata que el nivel de participación de las mujeres en los cargos de juntas directivas se encuentra en retroceso. Si analizamos la situación en la República de Panamá, la escena no es distinta, menos del 3% es el porcentaje de participación de mujeres en las junta directivas de empresas con actividades comerciales en Panamá.

Debemos entender por qué el tema ha tomado tal relevancia. Nuestro país cerró el año 2015 con una población total de 3,929.141 habitantes, cuya población masculina sigue siendo mayoría, con un total de 1,969.740, representando un 50.13%, frente a un total de 1,959.401 mujeres, que representan el 49.87% de la población nacional. Si tomamos estos factores en consideración al momento de establecer una estrategia comercial, las mujeres representan una gran parte de los consumidores de productos y servicios, siendo un factor determinante para el crecimiento y sostenibilidad de las empresas.

Si las juntas directivas son los órganos de administración que representan el mejor interés de la colectividad, en donde se toman decisiones sensitivas en relación a la estrategia administrativa y comercial de cualquier organización, institución o empresa; las mismas deben reflejar el mejor interés de los consumidores o usuarios. Así, cuando las empresas toman la decisión de buscar una equidad participativa de género en sus juntas directivas, cuentan con una gran ventaja que permite seleccionar mejor a su recurso humano, comprender mejor a sus clientes, seleccionar a sus proveedores, y defender los intereses de sus accionistas, creando una gran ventaja competitiva frente otras empresas que se desarrollen en el mismo ámbito comercial. En definitiva, una junta directiva que logre alcanzar una equidad de género, se percibe que cuenta con ideas diversas, entiende mejor a sus consumidores, garantiza mayor eficiencia en la toma de decisiones de forma acertadas.

Iniciativas Legislativas.

Nos parece interesante como otros países han abordado dicho tema, si tomamos como ejemplo los países de la Comunidad Europea, en el año 2012 se trataron de incorporar medidas legislativas que rompieran lo que se conoce el ‘techo de cristal'. En su momento el Parlamento Europeo propuso que el género menos representado supusiera el 40% de los miembros de los denominados consejos de administración (juntas directivas) de las empresas cotizadas en bolsas de valores. Al final un total de diez (10) países, entre ellos Alemania, Gran Bretaña, Polonia, Suecia y Países Bajos, votaron rechazando contundentemente su aprobación para imponer la cuota de participación femenina para las empresas cotizadas en bolsas.

Si vemos hacia América Latina, la situación se torna un poco más difícil, siendo la región con mayor cantidad de mujeres preparadas, con talento y grado de escolaridad superior al de los hombres, pero con menor participación en cargos de juntas directivas, asimilando una brecha de participación laboral entre hombres y mujeres muy parecida a la de los países de Oriente Medio, el Norte de África y ciertos países de Asia.

En Panamá, para el sector público estatal se ha contado, recientemente con iniciativas legislativas. A través del Anteproyecto de Ley No. 056 de 26 de septiembre de 2016 se ha presentado ante la Asamblea Nacional de Diputados la iniciativa denominada ‘Que establece la participación de las mujeres en las Juntas Directivas Estatales'. Cuya exposición de motivos expresa que actualmente la intervención de las mujeres en las juntas directivas es mínima o nula, lo cual se percibe como un retroceso en los avances de la participación femenina o equidad de género en los gobiernos. En el Artículo 2 del Anteproyecto de Ley se indica claramente la obligación de todas las instituciones del Estado, autónomas o semiautónomas, que posean junta directiva, se designe al menos un 30% de mujeres en la totalidad de sus cargos, tratando de alcanzar al menos que una mujer sea incluida en las juntas directivas de las instituciones estatales.

Me parece que la iniciativa es saludable, tratando de lograr alcanzar ese nivel de participación de una parte de la población panameña que muestra grandes avances de preparación. De algo sí estoy seguro, y es que el contar con una participación equitativa de mujeres en cargos de las juntas directivas, ya sea de empresas particulares o estatales, ha demostrado un alto desempeño en el rendimiento de las organizaciones, toma de decisiones más consultadas y acertadas en relación a los objetivos trazados, permite contar con metas estratégicas claras, mejorando en todas las áreas el desempeño y la gestión de la organización, quedará entonces en manos de la población en general, si logramos crear más espacios, a fin de escuchar a esa gran parte de la población, que estoy seguro tienen voz y voto en las decisiones de las organizaciones, ya sean públicas o privadas.

DIRECTOR DE NORMATIVA Y ASUNTOS INTERNACIONALES DE LA SMV